Ir al contenido

Ir al índice

 ARTÍCULO DE ESTUDIO 17

Combatamos a los espíritus malvados con la ayuda de Jehová

Combatamos a los espíritus malvados con la ayuda de Jehová

“Tenemos una lucha [...] contra las fuerzas espirituales inicuas en los lugares celestiales” (EFES. 6:12).

CANCIÓN 55 ¡No los temas!

AVANCE *

1. Como se indica en Efesios 6:10-13, ¿cuál es una de las maneras más importantes como Jehová nos demuestra su interés y cariño?

UNA de las maneras más importantes como Jehová nos demuestra su interés y cariño es ayudándonos a combatir a nuestros enemigos. Los principales son Satanás y los demonios. Jehová nos advierte de lo peligrosos que son y nos da lo que necesitamos para hacerles frente (lea Efesios 6:10-13). Si aceptamos su ayuda y confiamos en él por completo, lograremos oponernos al Diablo. Podemos sentirnos tan confiados como el apóstol Pablo, que escribió: “Si Dios está por nosotros, ¿quién estará contra nosotros?” (Rom. 8:31).

2. ¿Qué veremos en este artículo?

2 Los cristianos verdaderos no tenemos un interés exagerado en Satanás y los demonios. Más bien, nos concentramos en aprender de Jehová y servirle (Sal. 25:5). De todos modos, tenemos que conocer cómo actúa Satanás para así evitar que nos engañe (2 Cor. 2:11). En este artículo, vamos a ver cuál es uno de los medios principales que utilizan Satanás y los demonios para engañar a la gente. También veremos cómo vencer en esta lucha que tenemos contra ellos.

CÓMO ENGAÑAN A LA GENTE LOS ESPÍRITUS MALVADOS

3, 4. a) ¿Qué es el ocultismo? b) ¿Cuánto se ha extendido el ocultismo?

3 Para engañar a la gente, uno de los medios principales que Satanás y los demonios utilizan es el ocultismo. Quienes lo  practican afirman que conocen o controlan cosas que el resto de la gente no puede conocer ni controlar. Por ejemplo, algunos aseguran que son capaces de predecir el futuro mediante la adivinación o la astrología. Otros quizás hagan como si hablaran con los muertos. Y hay quienes practican la brujería o la magia, y tal vez hagan conjuros para hechizar a otras personas. *

4 El ocultismo está muy extendido en el mundo. En un estudio que se realizó en 18 países de Latinoamérica y el Caribe, alrededor de un tercio de los encuestados creía en la magia, la brujería o la hechicería, y casi la misma cantidad pensaba que es posible comunicarse con los espíritus. En otro estudio, que se realizó en 18 países de África, más de la mitad de los encuestados creía en la brujería. Por supuesto, no importa dónde vivamos, no podemos bajar la guardia, pues Satanás trata de engañar “a toda la tierra habitada” (Rev. 12:9).

5. ¿Cómo ve Jehová el ocultismo?

5 Jehová es “el Dios de la verdad” (Sal. 31:5). Por eso, odia el espiritismo y todos los demás tipos de ocultismo. Él les dijo a los israelitas: “No debería hallarse en ti nadie que haga pasar por el fuego a su hijo o a su hija, nadie que emplee adivinación, practicante de magia ni nadie que busque agüeros ni hechicero, ni uno que ate a otros con maleficio ni nadie que consulte a un médium espiritista o a un pronosticador profesional de sucesos ni nadie que pregunte a los muertos. Porque todo el que hace estas cosas es algo detestable a Jehová” (Deut. 18:10-12). Los cristianos no estamos obligados a obedecer la Ley que Jehová les dio a los israelitas. Pero sabemos que sigue viendo el ocultismo con los mismos ojos (Mal. 3:6).

6. a) ¿Cómo usa Satanás el ocultismo para hacer daño a las personas? b) De acuerdo con Eclesiastés 9:5, ¿en qué estado se encuentran los muertos?

6 Jehová nos dice que rechacemos el ocultismo porque sabe que Satanás lo utiliza para hacer daño a las personas. Por ejemplo, lo usa para esparcir mentiras, como la de que los muertos siguen vivos en el más allá (lea Eclesiastés 9:5). También lo emplea para atemorizar a la gente y alejarla de Dios. Su objetivo es que las personas confíen en los espíritus malvados y no en Jehová.

CÓMO COMBATIR A LOS ESPÍRITUS MALVADOS

7. ¿Qué nos dice Jehová?

7 Como ya se ha mencionado, Jehová nos dice lo que necesitamos saber para que Satanás y los demonios no nos engañen. Veamos algunas medidas que podemos tomar para luchar contra ellos.

8. a) ¿Cuál es la forma principal de combatir a los espíritus malvados? b) ¿Qué deja claro Salmo 146:4 sobre los muertos?

8 Leamos la Palabra de Dios y meditemos en ella. Esta es la forma principal de rechazar las mentiras que difunden los espíritus malvados. La Palabra de Dios es como una espada afilada que contrarresta las mentiras de Satanás (Efes. 6:17). Por ejemplo, deja claro que los muertos no se pueden comunicar con los vivos (lea Salmo 146:4). También nos  recuerda que Jehová es el único que puede predecir el futuro con exactitud (Is. 45:21; 46:10). Si la leemos con regularidad y meditamos en ella, estaremos preparados para rechazar y odiar las mentiras de los espíritus malvados.

9. ¿Qué prácticas relacionadas con el ocultismo evitamos?

9 No hagamos nada que tenga relación con el ocultismo. Los cristianos verdaderos no acudimos a médiums espiritistas ni tratamos de comunicarnos con los muertos de ninguna manera. Como vimos en el artículo anterior, no participamos en costumbres funerarias que se basen en la creencia de que los muertos continúan con vida en algún lugar. Y tampoco intentamos conocer el futuro mediante la astrología o la adivinación (Is. 8:19). No queremos tener nada que ver con ninguna de estas prácticas u otras similares. Sabemos que son muy peligrosas y pueden ponernos en contacto directo con Satanás y los demonios.

Al igual que los cristianos del siglo primero, deshagámonos de cualquier cosa relacionada con el espiritismo y evitemos el entretenimiento que tenga que ver con lo oculto. (Vea los párrafos 10 a 12).

10, 11. a) ¿Qué hicieron algunos efesios en el siglo primero cuando aprendieron la verdad? b) Según 1 Corintios 10:21, ¿por qué debemos copiar su ejemplo, y cómo podemos hacerlo?

10 Deshagámonos de cualquier objeto relacionado con el ocultismo. En el siglo primero, algunos habitantes de Éfeso practicaban el ocultismo. Pero, cuando conocieron la verdad, tomaron medidas drásticas. Según la Biblia, un “buen número de los que habían practicado artes mágicas juntaron sus libros y los quemaron delante de todos” (Hech. 19:19). Como vemos, se tomaron muy en serio la lucha contra los espíritus malvados. Aunque aquellos libros de magia eran carísimos, los destruyeron en vez de regalarlos o venderlos. Les preocupaba mucho más agradar a Jehová que el valor de los libros.

 11 ¿Cómo podemos copiar su ejemplo? Si tenemos cualquier objeto relacionado con el ocultismo, como amuletos, talismanes u otras cosas que se usen para protegerse de los peligros y de los malos espíritus, es aconsejable que nos deshagamos de ello (lea 1 Corintios 10:21).

12. ¿Qué debemos preguntarnos?

12 Analicemos con cuidado nuestro entretenimiento. Preguntémonos: “¿Leo libros, revistas o artículos de Internet sobre el ocultismo? ¿Qué puede decirse de la música que escucho, de las películas y programas de televisión que veo, y de mis videojuegos? ¿Tiene mi entretenimiento alguna relación con el ocultismo? ¿Incluye cosas como vampiros, zombis o fenómenos paranormales? ¿Presenta la magia, los hechizos y los maleficios como una diversión inofensiva?”. Por supuesto, no todos los cuentos o historias fantásticas tienen que ver necesariamente con el ocultismo. Al hacer este análisis, asegurémonos de que nuestras decisiones nos mantengan muy lejos de todo lo que Dios odia. Queremos hacer lo posible por conservar la conciencia limpia ante Jehová (Hech. 24:16). *

13. ¿Qué no queremos hacer?

13 No contemos historias de demonios. A este respecto, debemos seguir el ejemplo de Jesús (1 Ped. 2:21). Mientras vivió en el cielo, se enteró de muchas cosas sobre Satanás y los demonios. Sin embargo, cuando  vino a la Tierra, no anduvo contando historias acerca de ellos. Él quería dar testimonio de Jehová, no hacerle publicidad a Satanás. Al igual que Jesús, nosotros no andamos hablando sobre los demonios. En vez de eso, demostramos con nuestras palabras que nuestro corazón rebosa de entusiasmo “debido a un asunto agradable”, es decir, la verdad (Sal. 45:1).

No les tengamos ningún miedo a los espíritus malvados. Jehová, Jesús y los ángeles son mucho más poderosos. (Vea los párrafos 14 y 15). *

14, 15. a) ¿Por qué no debemos tenerles pánico a los espíritus malvados? b) ¿Qué pruebas tenemos de que Jehová protege hoy día a su pueblo?

14 No les tengamos pánico a los espíritus malvados. En este mundo, a todos pueden pasarnos cosas malas. Cuando menos lo esperamos, podemos sufrir un accidente, enfermarnos o incluso morir. Pero ¿debemos pensar que los demonios son responsables? La Biblia explica que a todos nos puede llegar un mal momento o un “suceso imprevisto” (Ecl. 9:11). Por otro lado, Jehová ha demostrado ser mucho más poderoso que los demonios. Por ejemplo, no permitió que Satanás matara a Job (Job 2:6). Y, en tiempos de Moisés, probó que su poder era superior al de los sacerdotes practicantes de magia de Egipto (Éx. 8:18; 9:11). Mucho después, Jesús recibió poder de Jehová y echó a Satanás y a los demonios del cielo a la Tierra. Y dentro de poco los arrojará al abismo, donde no podrán hacerle daño a nadie (Rev. 12:9; 20:2, 3).

15 Tenemos muchas pruebas de que Jehová protege hoy día a su pueblo. Pensemos en lo siguiente: estamos predicando y enseñando la verdad en toda la Tierra (Mat. 28:19, 20). Como resultado, ponemos al descubierto las malas obras del Diablo. Si él pudiera, está claro que detendría nuestra obra. Pero no puede. Así que no debemos tenerles pánico a los espíritus malvados. Sabemos que los ojos de Jehová “están discurriendo por toda la tierra para mostrar su fuerza a favor de aquellos cuyo corazón es completo para con él” (2 Crón. 16:9). Si somos fieles a Dios, los demonios no podrán causarnos ningún daño permanente.

 JEHOVÁ BENDICE A LOS QUE ACEPTAN SU AYUDA

16, 17. Cuente un caso que demuestre el valor que se necesita para combatir a los espíritus malvados.

16 Hace falta valor para combatir a los espíritus malvados, en especial cuando amigos o familiares sin mala intención nos presionan para que participemos en determinadas costumbres. Pero Jehová bendice a los valientes. Veamos lo que le ocurrió a una hermana llamada Erica, que vive en Ghana. Tenía 21 años de edad cuando empezó un curso de la Biblia. Como era hija de un hechicero, todos esperaban que siguiera un rito espiritista que incluía comer carne sacrificada a los dioses de su padre. Cuando ella se negó, sus familiares lo consideraron un insulto a los dioses. Creían que estos los castigarían con enfermedades físicas y mentales.

17 Trataron de obligarla a seguir aquella costumbre, pero ella no dio su brazo a torcer, aun cuando eso significó tener que irse de su casa. Varios Testigos le abrieron las puertas de sus hogares. De este modo, Jehová la bendijo con una nueva familia formada por hermanos espirituales (Mar. 10:29, 30). Aunque sus parientes la repudiaron y hasta quemaron sus cosas, ella se mantuvo leal, se bautizó y ahora es precursora regular. No les tiene terror a los demonios. Y dice sobre sus familiares: “Le pido todos los días a nuestro amoroso Dios que sientan la felicidad de conocerlo y disfruten de la libertad que da servirle”.

18. ¿Qué bendiciones recibiremos si confiamos en Jehová?

18 No todos tendremos que hacerle frente a una prueba de fe tan difícil. Pero todos tenemos que combatir a los espíritus malvados y confiar en Jehová. Si lo hacemos, recibiremos muchas bendiciones. Por ejemplo, no seremos víctimas de las mentiras de Satanás. Además, nunca dejaremos de servir a Dios por miedo a los demonios. Y, por encima de todo, haremos más fuerte nuestra amistad con Jehová. El discípulo Santiago escribió: “Sujétense, por lo tanto, a Dios; pero opónganse al Diablo, y él huirá de ustedes. Acérquense a Dios, y él se acercará a ustedes” (Sant. 4:7, 8).

CANCIÓN 150 ¡Jehová será tu Salvador!

^ párr. 5 Nuestro amoroso Dios, Jehová, nos ha advertido sobre lo peligrosos que son los espíritus malvados y el daño que pueden hacer. ¿Cómo intentan engañar a la gente? ¿Qué podemos hacer para combatirlos? Este artículo hablará de cómo nos ayuda Jehová a evitar su influencia.

^ párr. 3 IDEA IMPORTANTE: Llamamos ocultismo a diversas creencias y prácticas relacionadas con los demonios. Entre ellas está la creencia de que los seres humanos tienen una parte espiritual que sobrevive a la muerte del cuerpo y que se comunica con los vivos, sobre todo a través de un médium. El ocultismo también abarca prácticas como la brujería y la adivinación. Cuando en este artículo hablamos de magia, nos referimos a prácticas relacionadas con lo sobrenatural, como echar maleficios y lanzar o romper hechizos o conjuros. No nos referimos a la prestidigitación, es decir, hacer trucos con rápidos movimientos de las manos para entretener al público.

^ párr. 12 Los ancianos no tienen autoridad para poner reglas sobre el entretenimiento. Más bien, cada cristiano debe usar su propia conciencia educada por la Biblia para decidir qué leerá, qué verá o con qué jugará. Los cabezas de familia deben asegurarse de que en su hogar se respeten los principios bíblicos sobre este tema (vea el artículo “¿Tienen los testigos de Jehová una lista de películas, canciones o libros prohibidos?” en el sitio jw.org®, sección SOBRE NOSOTROS > PREGUNTAS FRECUENTES).

^ párr. 54 DESCRIPCIÓN DE LA IMAGEN. Se representa a Jesús como poderoso Rey celestial al frente de un ejército de ángeles y el trono de Jehová sobre ellos.