Hasta ahora hemos analizado algunos detalles que nos ayudan a saber quién es Dios. Hemos visto que la Biblia enseña que su nombre es Jehová y que su principal cualidad es el amor. También hemos analizado lo que él ha hecho y lo que hará por la humanidad. Sin embargo, conocer a Dios implica mucho más, pero usted tal vez se pregunte si vale la pena hacerlo.

Jehová le promete que, si lo busca, “él se dejará hallar” (1 Crónicas 28:9). Si se esfuerza por conocerlo, obtendrá una maravillosa recompensa: una íntima amistad con él (Salmo 25:14). ¿Cómo puede beneficiarle esa amistad?

Será realmente feliz. La Biblia dice que Jehová es el “Dios feliz” (1 Timoteo 1:11). Si se acerca a Dios y procura parecerse a él, será realmente feliz, y eso lo beneficiará en sentido físico, mental y emocional (Salmo 33:12). También evitará los estilos de vida perjudiciales, cultivará buenos hábitos y se llevará bien con los demás. Sin duda, llegará a la misma conclusión que el salmista: “Acercarme a Dios es bueno para mí” (Salmo 73:28).

Dios lo cuidará personalmente. Jehová promete a sus amigos: “Daré consejo con mi ojo sobre ti” (Salmo 32:8). Esto significa que Jehová cuida de cada uno de sus siervos personalmente y les da justo lo que necesitan (Salmo 139:1, 2). Cuando su amistad con Jehová se fortalezca, comprobará que siempre puede contar con él.

Tendrá un futuro maravilloso. Además de ayudarle a ser feliz ahora, Jehová también le ofrece un magnífico futuro (Isaías 48:17, 18). La Biblia dice: “Esto significa vida eterna, el que estén adquiriendo conocimiento de ti, el único Dios verdadero, y de aquel a quien tú enviaste, Jesucristo” (Juan 17:3). La esperanza que Dios nos da es como un ancla “tanto segura como firme” que impide que vayamos a la deriva en estos tiempos tan difíciles (Hebreos 6:19).

Estos son solo algunos de los beneficios de conocer mejor a Dios y ser su amigo. Si desea saber más, lo invitamos a hablar con un testigo de Jehová o visitar nuestro sitio de Internet jw.org.