EXISTEN muchas opiniones sobre la vida y la muerte. Hay quienes piensan que, después de morir, seguirán viviendo en un lugar diferente. Otros creen que renacerán para vivir de nuevo. Y otros opinan que la muerte pone fin a nuestra existencia.

Puede que usted tenga su propia opinión en función de su crianza o su lugar de origen. Ahora bien, en vista de que existen tantas creencias sobre lo que sucede después de la muerte, ¿realmente es posible encontrar la respuesta a esta inquietante pregunta?

Durante siglos, los líderes religiosos han enseñado la doctrina de la inmortalidad del alma. Casi todas las religiones mayoritarias —cristianismo, hinduismo, judaísmo, islam— afirman que tenemos un alma inmortal que sobrevive a la muerte y que sigue viviendo en la región de los espíritus. En cambio, los budistas creen que, después de una serie de renacimientos, la persona por fin se libera del sufrimiento y alcanza un estado de felicidad absoluta llamado nirvana.

Todas estas enseñanzas han hecho que la mayoría de las personas crea que la muerte es una transición hacia otro mundo. De modo que, para mucha gente, la muerte es una etapa importante del ciclo de la vida y forma parte de la voluntad de Dios. Pero ¿qué dice la Biblia? Le invitamos a leer el siguiente artículo. La respuesta quizás le sorprenda.