CAMBIAR VISTA

(Salmo 127:1)

  1. 1. ¡Qué día tan especial,

    querido Padre celestial!

    Escucha nuestra voz, por favor,

    Rey universal.

    Nos diste tu bendición

    durante esta construcción,

    y hoy tenemos ya un lugar

    de adoración.

    (ESTRIBILLO)

    ¡Qué privilegio tan hermoso

    fue esta obra de amor!

    Queremos darte siempre honra

    y proclamar tu majestad, amado Dios.

  2. 2. Recuerdo con emoción

    las caras de satisfacción

    y los amigos que llevaré

    en mi corazón.

    Tu santa fuerza, Señor,

    nos dio poder y nos unió.

    ¡Y todo fue por ti, para ti,

    nuestro Creador!

    (ESTRIBILLO)

    ¡Qué privilegio tan hermoso

    fue esta obra de amor!

    Queremos darte siempre honra

    y proclamar tu majestad, amado Dios.