“Deberían ser maestros” (Heb. 5:12). ¡Imagínese! Jehová, el mejor Maestro del universo, nos invita a nosotros a enseñar a otras personas lo que sabemos sobre él. Enseñar la verdad sobre Jehová —en la familia, en la congregación o en el ministerio— es un gran honor y una seria responsabilidad. Pero ¿cómo podemos ser buenos maestros?

La respuesta la encontramos en las palabras que el apóstol Pablo escribió a Timoteo: “Continúa aplicándote a la lectura pública, a la exhortación, a la enseñanza”. Y luego añadió: “Haciendo esto te salvarás a ti mismo y también a los que te escuchan” (1 Tim. 4:13, 16). El mensaje que llevamos salva vidas. Por eso es muy importante que nos esforcemos por ser buenos lectores y maestros. Este folleto está pensado para ayudarle a lograr ese objetivo. Veamos algunas de sus características.

Citas de la Biblia que contienen principios bíblicos o ejemplos relacionados con la lección.

Jehová es el “Magnífico Instructor” (Is. 30:20). Con este folleto, usted perfeccionará sus técnicas de lectura y enseñanza, pero no olvide que nuestro mensaje viene de Jehová y que es él quien atrae a las personas (Juan 6:44). De modo que pídale constantemente su espíritu santo. Use la Palabra de Dios siempre que pueda. Dirija la atención a Jehová, y no a usted mismo. Haga todo lo posible para que sus oyentes lleguen a amar profundamente a Jehová.

Dios lo ha invitado a dar el mensaje más importante que jamás se ha proclamado en la Tierra. Estamos seguros de que, si usted confía en “la fuerza que Dios suministra”, tendrá éxito (1 Ped. 4:11).

Sus compañeros en esta labor de enseñanza,

Cuerpo Gobernante de los Testigos de Jehová