Dos meses después de cruzar el mar Rojo, los israelitas llegaron al monte Sinaí. Allí Jehová hizo un pacto con Israel para que fuera su nación especial. Los protegió y les dio todo lo que necesitaban: maná para comer, ropa que no se gastaba y un lugar seguro donde vivir. Si usted tiene hijos, ayúdelos a entender por qué Jehová dio a los israelitas la Ley, el tabernáculo y el sacerdocio. Destaque la importancia de cumplir nuestras promesas, y de ser siempre leales a Jehová y humildes.