La Biblia menciona a muy pocas personas que sirvieron a Dios durante los años posteriores al Diluvio. Entre ellas estaba Abrahán, a quien se le conoció como amigo de Jehová. Aprenderemos por qué se le llamó así. Si usted tiene hijos, ayúdelos a ver que Jehová se interesa en cada uno de ellos y quiere ayudarlos. Al igual que Abrahán y otros siervos fieles, como Lot y Jacob, podemos pedirle a Jehová con toda libertad que nos ayude, confiando en que él cumplirá todas sus promesas.