Al tercer día después de su muerte, Jesús fue resucitado. Ese día se apareció a sus seguidores cinco diferentes veces. Siguió apareciéndoseles por 40 días. Entonces, mientras algunos de sus discípulos observaban, ascendió al cielo. Diez días después Dios derramó espíritu santo sobre los seguidores de Jesús que esperaban en Jerusalén.

Más tarde, enemigos de Dios hicieron que los apóstoles fueran echados en prisión, pero un ángel los libró. El discípulo Esteban murió apedreado por los opositores. Pero aprendemos que Jesús escogió a uno de éstos como siervo especial suyo, y éste llegó a ser el apóstol Pablo. Entonces, tres años y medio después de la muerte de Jesús, Dios envió al apóstol Pedro a predicarle a Cornelio, que no era judío, y a su casa.

Unos 13 años después Pablo empezó su primer viaje de predicación. En el segundo, Timoteo lo acompañó. Para Pablo y sus compañeros de viaje hubo muchas emocionantes experiencias mientras servían a Dios. Después, Pablo estuvo en prisión en Roma. En dos años quedó libre, pero después volvió a la prisión y lo mataron. La PARTE 7 cubre unos 32 años.