¿VES a quiénes va a visitar Dina? Va a ver a unas muchachas que viven en la tierra de Canaán. ¿Alegraría esto a su padre Jacob? Algo que te ayudará a contestar esta pregunta es tratar de recordar lo que pensaban Abrahán e Isaac acerca de las mujeres de Canaán.

¿Quería Abrahán que su hijo Isaac se casara con una muchacha de Canaán? No. ¿Querían Isaac y Rebeca que su hijo Jacob se casara con una cananea? No. ¿Sabes por qué?

Era porque esta gente de Canaán adoraba a dioses falsos. No eran gente buena para tenerlos como esposos y esposas, y no eran gente buena para tenerlos como amigos íntimos. Por eso podemos estar seguros de que a Jacob no le agradaría que su hija buscara amistad con estas cananeas.

Dina se metió en dificultades, sí. ¿Puedes ver en el cuadro a ese cananeo que está mirando a Dina? Se llama Siquem. Un día cuando Dina vino de visita, Siquem obligó a Dina a acostarse con él. Esto era malo, porque solo hombres y mujeres casados deben acostarse juntos. Esta cosa mala que Siquem le hizo a Dina llevó a mucha más dificultad.

Cuando los hermanos de Dina oyeron lo que había pasado, se enojaron mucho. Dos de ellos, Simeón y Leví, se enojaron tanto que, llevando espadas, entraron por sorpresa en la ciudad. Ellos y sus hermanos mataron a Siquem y a todos los otros hombres. Esta mala cosa que hicieron los hijos de Jacob enojó mucho a su padre.

¿Cómo empezó toda esta dificultad? Fue por la amistad de Dina con gente que no obedecía las leyes de Dios. Nosotros no buscaremos tales amistades, ¿verdad?