“Los mansos mismos poseerán la tierra, y verdaderamente hallarán su deleite exquisito en la abundancia de paz.” (SALMO 37:11)

TODOS queremos ser felices. Pero nuestra felicidad y la de nuestra familia se ven amenazadas por un sinfín de problemas, que incluyen los conflictos armados. Una persona que vive en Oriente Medio lo expresó con estas palabras: “Cada día es lo mismo: o estamos a punto de entrar en una guerra, o en guerra, o saliendo de una guerra”.

¿Qué piensa usted? ¿Debería ser así nuestra vida?

El deseo natural de los seres humanos es tener una vida pacífica, segura y feliz, algo muy diferente a lo que ofrece la sociedad actual.

¿Cambiarán las cosas algún día?

Las Escrituras nos muestran qué podemos hacer para ser más felices ahora y en el futuro.