“Siéntate a mi diestra hasta que coloque a tus enemigos como banquillo para tus pies.” (SALMO 110:1)

LAS personas han esperado durante miles de años la llegada del Mesías. Las profecías mesiánicas nos dan una idea de las condiciones en las que se encontraría el mundo al tiempo de su llegada.

¿Se cumplirían las profecías mesiánicas inmediatamente después de la llegada del Mesías?

Para cumplir las profecías, el Mesías debía venir dos veces: primero, para borrar nuestros pecados, y después, para vencer a sus enemigos. El mismo David declaró: “La expresión de Jehová a mi Señor [el Mesías] es: ‘Siéntate a mi diestra hasta que coloque a tus enemigos como banquillo para tus pies’” (Salmo 110:1).

¿Qué sucedería cuando el Mesías regresara?

En lugar de recibir con gusto la presencia del Mesías, las naciones en general rechazarían su Reino. “¿Por qué han estado en tumulto las naciones, y los grupos nacionales mismos han seguido hablando entre dientes una cosa vacía? Los reyes de la tierra toman su posición, y los altos funcionarios mismos se han reunido en masa como uno solo contra Jehová y contra su ungido.” (Salmo 2:1, 2.)

“Ciertamente ocurrirá un tiempo de angustia como el cual no se ha hecho que ocurra uno desde que hubo nación hasta aquel tiempo. Y durante aquel tiempo tu pueblo escapará, todo el que se halle escrito en el libro.” (Daniel 12:1.)

“Cuando los inicuos brotan como la vegetación, y todos los practicantes de lo que es perjudicial florecen, es para que sean aniquilados para siempre.” (Salmo 92:7 [92:8, MK].)

Es de interés notar que el llamado Nuevo Testamento, escrito por judíos, también predice que reinarían condiciones difíciles en el mundo justamente antes de que el Mesías gobernara toda la Tierra. Analicemos algunas de esas profecías.