¿Te gustaría hacer un viaje a otro tiempo? Imagínate que vamos al pasado, a la ciudad de Jericó, en la tierra de Canaán. En ese lugar la gente no cree en Jehová. Pero allí vive una mujer que es diferente a los demás. Su nombre es Rahab.

Desde que era niña, Rahab había escuchado muchas historias sobre Jehová. Supo cómo había ayudado al pueblo de Israel a vencer a sus enemigos. Por ejemplo, Jehová había usado a Moisés para sacar a los israelitas de Egipto. ¡Hasta dividió en dos el mar Rojo para que el pueblo pudiera cruzarlo! Y ahora Rahab escucha una impactante noticia: ¡los israelitas están cerca de Jericó, donde ella vive!

Rahab ayudó a los espías porque confiaba en Jehová

Una noche, dos espías israelitas entran en Jericó para ver la ciudad en secreto. Llegan a la casa de Rahab, y ella los invita a quedarse allí. Esa noche, el rey de Jericó se entera de que unos espías han venido a la ciudad y están en la casa de Rahab. Por eso manda a sus hombres a buscarlos. ¿Qué hace Rahab? Esconde a los espías en el techo de su casa y les dice a los hombres del rey: “Los espías ya se fueron. Pero si los persiguen, los pueden alcanzar”. ¡Así Rahab protege a los israelitas! ¿Te gustaría saber por qué los ayuda?... Porque ella cree en Jehová. Sabe que él va a ayudar a los israelitas a conquistar Jericó y la tierra de Canaán.

Antes de irse de la casa de Rahab, los espías le hacen una promesa: cuando Dios destruya Jericó, ella y su familia van a sobrevivir. Pero Rahab tiene que hacer algo para salvar su vida. ¿Qué es?... Los espías le dicen: “Debes colgar esta cuerda roja en tu ventana y juntar a tus familiares dentro de tu casa”. Rahab hace exactamente lo que le dicen los espías. ¿Quieres que te cuente qué pasó después?...

Jehová salvó a Rahab y a sus familiares

Unos días después, los israelitas dan varias vueltas alrededor de Jericó. Durante seis días marchan alrededor de la ciudad, una vez cada día, sin dar un solo grito. Pero el séptimo día le dan siete vueltas, y entonces todos gritan con mucha fuerza. De repente, pasa algo increíble: ¡Jehová hace que se caigan las enormes paredes que rodean Jericó! Pero ¿qué pasa con la  casa de Rahab? Como tiene una cuerda roja colgando de la ventana, no se cae. ¿Ves la cuerda en el dibujo?... ¡Así fue como se salvaron Rahab y sus parientes!

¿Viste que Rahab se salvó porque obedeció a Jehová?... Ella sabía que Dios la iba a cuidar, y por eso confió en él. Cuando le contaron todo lo que Dios había hecho, ella aprendió a confiar en Jehová. Tú también estás aprendiendo muchas cosas acerca de él. ¿Le harás caso a Jehová, como hizo Rahab?... ¡Claro que sí!