1. ¿Qué religiones se practican en África?

EN ÁFRICA, casi todo el mundo coincide en que es importante adorar a Dios. Sin embargo, la gente no se pone de acuerdo en cuanto a la forma correcta de hacerlo. Unos van a la mezquita, otros a algún santuario tradicional, y otros a la iglesia. Pero sería un error pensar que en África hay solo tres religiones. Por ejemplo, entre los musulmanes hay muchas leyes y creencias distintas. Además, la religión tradicional cambia mucho de un lugar a otro. Y entre las iglesias que afirman ser cristianas, la falta de unidad es aún mayor. Aparte de las religiones principales, en África hay miles de iglesias independientes.

Nuestra religión debe basarse en la verdad

2. a) ¿De qué depende el que una persona practique cierta religión? b) ¿Qué factores no prueban por sí solos que nuestra religión le agrada a Dios?

2 ¿Por qué adora la gente a Dios de maneras tan distintas? La mayoría de las personas heredan la religión que tenían sus padres. Además, los acontecimientos del pasado también influyen en la religión que hoy practica la gente. El libro The Africans—A Triple Heritage (Los africanos: herencia triple) dice: “El islam se extendió al norte del Sahara mediante la guerra, [...] el cristianismo se extendió al sur del Sahara del  mismo modo. Si al norte del Sahara el islam se propagó por medio de la espada, al sur el cristianismo se propagó por medio del fusil”. Casi todos nosotros pensamos que nuestra religión le agrada a Dios. Pero una religión no es correcta solo porque nuestros padres la hayan practicado o porque otro país se la haya impuesto a nuestros antepasados.

3-5. ¿Qué ejemplo nos ayuda a ver que no todas las religiones enseñan la verdad?

3 Aunque todas las religiones afirman que ofrecen guía confiable en cuanto a servir a Dios, sus ideas son muy diferentes. Tienen enseñanzas muy distintas con respecto a quién es Dios y lo que él espera de nosotros. Piense en lo siguiente: suponga que consigue un empleo en una gran empresa. En su primer día de trabajo, el jefe está fuera, así que usted les pregunta a tres empleados lo que debe hacer. El primero le dice que el jefe quiere que se ponga a barrer el suelo; el segundo le dice que pinte el edificio, y el tercero, que debe repartir el correo.

4 Luego usted les pregunta cómo es el jefe. El primero le dice que es un hombre alto, joven y muy estricto. El segundo afirma que es bajito, de edad avanzada y amable. El tercero le dice que el jefe no es un hombre, sino una mujer. Seguramente, usted va a llegar a la conclusión de que alguno no le dice la verdad. Si desea conservar su nuevo empleo, probablemente tratará de averiguar quién es en realidad su jefe y lo que espera de usted.

5 Lo mismo sucede con la religión. Como hay tantas ideas en cuanto a quién es Dios y lo que pide de nosotros, tenemos que asegurarnos de que nuestra forma de adorarle esté de acuerdo con la verdad. Ahora bien, ¿cómo podemos averiguar la verdad acerca de Dios?