Mucha gente se pregunta por qué hay tanto odio y sufrimiento en el mundo. En la Biblia encontramos una explicación lógica que nos da esperanza.