Dios invita a todo tipo de personas a acercarse a él mediante la oración. Pero ¿escucha o acepta Dios todas las oraciones?