• AÑO DE NACIMIENTO: 1976

  • AÑO DE BAUTISMO: 1993

  • OTROS DATOS: Desde niña aprendió la religión ortodoxa georgiana y seguía fervorosamente sus tradiciones. Tras conocer la verdad, sirvió en Betel con su esposo. Ahora son precursores especiales.

LA PRIMERA vez que escuché acerca de los Testigos fue mientras estudiaba en la universidad en Kutaisi. Una vecina me dijo que los Testigos no usan iconos y que no creen que Jesús sea el Dios todopoderoso. Esto iba en contra de mis creencias ortodoxas, que tanto estimaba.

En el verano de 1992 regresé a mi ciudad, Tsageri, y vi que también había Testigos allí. Mi madre había oído muchas cosas buenas sobre ellos, pero yo todavía tenía mis prejuicios. Así que un día me dijo: “¿Por qué no compruebas por ti misma lo que enseñan?”.

Dos precursores, Pavle y Paata, solían visitar a una familia que vivía cerca de mi casa. Muchos vecinos aprovechaban esas visitas para escuchar lo que decían y hacerles  preguntas. Así que yo también fui. Cada vez que les preguntaba algo, los hermanos abrían la Biblia y me pedían que leyera la respuesta. Aquello me impresionó mucho, porque veía con mis propios ojos lo que dice la Biblia.

Enseguida me uní a un grupo que estudiaba con aquellos hermanos. Al año siguiente, 10 de nosotros nos bautizamos en verano. Con el tiempo, mi madre también se hizo testigo de Jehová.

Agradezco mucho que los hermanos me hicieran leer en la Biblia la respuesta a todas mis preguntas. Eso me ayudó a acabar con la lucha interna que tenía al ver cuestionadas mis creencias. Ver las respuestas en la Biblia fue muy importante para mí, así que ahora hago lo mismo cuando les enseño las verdades bíblicas a otras personas.