A PRINCIPIOS de 1916, la Gran Guerra, más tarde conocida como la primera guerra mundial, había comenzado hacía más de un año y estaba en pleno apogeo. El número de bajas en ambos bandos era espantoso.

En el artículo en inglés de The Watch Tower (La Torre del Vigía) del 1 de enero de 1916 dijo: “Una consecuencia de la gran guerra europea es que algunos están pensando en la religión y en el futuro”. Por eso, el artículo exhortó: “Si estamos a la altura de nuestras responsabilidades y oportunidades de servicio, no tendremos temor, sino que mostraremos celo por Dios y su mensaje”.

El texto del año para 1916 animaba a seguir “fuertes en la fe”, como dice Romanos 4:20 en la King James Version (Versión del Rey Jacobo). Muchos Estudiantes de la Biblia lo hicieron, y Jehová los bendijo en abundancia.

Los peregrinos daban ánimo

Los peregrinos, como se conocía a los ministros viajantes de la Watch Tower, iban de ciudad en ciudad para animar y  enseñar a los Estudiantes de la Biblia. En su labor, por lo menos 69 peregrinos recorrieron más de medio millón de kilómetros en 1916.

En una asamblea en Norfolk (Virginia), el peregrino Walter Thorn comparó la pelea cristiana a la Gran Guerra. Dijo: “Se calcula que hay entre veinte y treinta millones de jóvenes en combate [...]. Aunque la gente no lo sabe, hay otros combatientes: los soldados del Señor. Como los hombres de Gedeón, luchan por la verdad y la justicia, pero no con armas físicas. Están en la excelente pelea de la fe”.

La guerra no los detuvo

Más de un millón de hombres fueron heridos o murieron en la primera batalla del Somme (Francia), en la segunda mitad de 1916. En el resto del país, los incansables hermanos apoyaban a las clases, o congregaciones, a pesar de las dificultades de la guerra. The Watch Tower del 15 de enero de 1916 publicó una carta del estudiante de la Biblia  Joseph Lefèvre. Tuvo que huir de Denain, donde vivía, cuando las tropas alemanas la invadieron en 1914. Viajó al sur y llegó a París. Allí comenzó a reunirse con la única clase de Estudiantes de la Biblia de la ciudad. Aunque su salud no era buena, el hermano Lefèvre se encargó de todas las reuniones al poco de llegar.

Un tiempo después, Joseph recibió ayuda de Théophile Lequime. Él también había huido de Denain y fue a Auchel, otra población en la misma región. Allí empezó a traducir artículos de The Watch Tower y a enviarlos a los hermanos en las zonas de Francia que no estaban ocupadas por los alemanes. Pero las autoridades militares sospecharon de él y lo obligaron a marcharse de Auchel. Cuando llegó a París, el hermano Lefèvre pensó que era la respuesta a sus oraciones.

Los esfuerzos de ambos en París tuvieron recompensa. El hermano Lefèvre informó: “Nuestra clase cuenta con unos cuarenta y cinco miembros [...]. Muchos han visto que consagrarse a Dios es un hermoso privilegio, así que progresan rápido en sentido espiritual. Casi todos asisten a la Reunión de Testimonio semanal”.

Permanecieron neutrales

La guerra continuaba y muchos de nuestros hermanos se enfrentaron a la prueba de la neutralidad. En Gran Bretaña, entró en vigor la ley de Servicio Militar, por la que todos los hombres de entre 18 y 40 años tenían que unirse al ejército. A pesar de eso, muchos Estudiantes de la Biblia fueron firmes y se mantuvieron neutrales.

Por ejemplo, The Watch Tower del 15 de abril de 1916 publicó una carta del hermano Warden, de Escocia. Él declaró: “Uno de mis hijos tiene 19 años. Hasta ahora, ha dado un buen testimonio al rechazar alistarse en el ejército y, si llega el momento en que lo fusilan por negarse, confío en  que Jehová lo ayude a mantenerse fiel a los principios de la verdad y la justicia”.

James Frederick Scott, un joven colportor de Edimburgo (Escocia), fue juzgado por no presentarse a filas. Tras escuchar todas las pruebas, el tribunal concluyó que el hermano Scott “estaba protegido por la excepción que otorgaba la ley de Servicio Militar” y, por lo tanto, era inocente.

Con todo, a muchos hermanos no se les aplicó la excepción. De los 264 que la habían solicitado para septiembre de 1916, solo 23 fueron enviados a servicio no combatiente. Según un informe de The Watch Tower del 15 de octubre de 1916, a los demás se les exigió realizar “trabajos de importancia nacional, por ejemplo, en canteras o construyendo carreteras”, y algunos “soportaron varios castigos”. Solo 5 hermanos se libraron del servicio militar.

La muerte de Charles Taze Russell

El 16 de octubre de 1916, Charles Taze Russell, que dirigía a los Estudiantes de la Biblia en aquella época, emprendió un viaje por el oeste de Estados Unidos dando conferencias. No terminó su travesía, pues falleció la tarde del martes 31 de octubre en un tren en Pampa (Texas). Tenía 64 años.

Muchos hermanos no podían imaginar que otra persona ocupara la posición del hermano Russell. En su testamento, publicado en The Watch Tower del 1 de diciembre de 1916, explicó cómo quería que se continuara con la labor que había organizado durante tanto tiempo. Pero aún había una pregunta en el aire: ¿quién lo reemplazaría?

Esa pregunta se contestó en la reunión anual de la Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania a principios de 1917. Los presentes votaron, y el resultado fue unánime. Aun así, en los meses siguientes surgirían diferencias de opinión y la armonía entre ellos duraría poco. Los hermanos se enfrentarían a pruebas muy duras.