Los israelitas tenían muchas razones para estar agradecidos cuando Jehová los liberó del faraón y su ejército en el mar Rojo. En la actualidad, nosotros también tenemos muchos motivos para darle gracias a Jehová. Claro, al enfrentarnos a circunstancias difíciles podríamos desanimarnos. Pero cuando eso nos ocurra, meditar en las cosas buenas que hemos recibido nos consolará y fortalecerá.

 Una de las bendiciones más valiosas que tenemos es saber que Jehová acabará con todo lo que nos causa dolor y angustia. Sea cual sea la dificultad por la que estemos pasando, sabemos que Jehová nunca nos abandonará. Nuestro amoroso Pastor nos da todo lo que necesitamos para servirle con lealtad. Siempre será un “refugio y fuerza, una ayuda que puede hallarse prontamente durante angustias” (Sal. 46:1). Si tenemos muy presentes esas bendiciones, podremos aguantar cualquier situación, por triste que sea. Durante todo este año, meditemos con alegría en las bendiciones que tenemos y demos gracias a Jehová “porque él es bueno; porque su bondad amorosa es hasta tiempo indefinido” (Sal. 106:1).