• AÑO DE NACIMIENTO: 1944

  • AÑO DE BAUTISMO: 1964

  • OTROS DATOS: Aunque en su día fue ateo, ha servido a Jehová lealmente por cincuenta años.

YO ERA un joven desilusionado por el largo historial de odio de la religión. Tampoco entendía por qué Dios no había acabado con la pobreza ni la injusticia ni por qué tanta gente religiosa no practica lo que la Biblia dice. Así que me hice ateo y, además, creía que solo una revolución política podría arreglar el mundo.

En 1962 comencé a leer la revista ¡Despertad! y al año siguiente acepté un curso de la Biblia con los testigos de Jehová. Me impactó muchísimo lo que me enseñaron. Por ejemplo, aprendí que Dios no tiene la culpa de las atrocidades que cometen las religiones y que ha planeado un futuro maravilloso para la humanidad. Tan solo dos meses después de comenzar a estudiar la Biblia empecé a  contarles a otras personas que el Reino de Dios acabará con este sistema de cosas corrupto. Me bauticé en 1964 y fui nombrado precursor especial en 1966. Estoy convencido de que la verdad me salvó la vida, pues muchos de los militantes con los que me juntaba de joven sufrieron una muerte violenta, fueron encarcelados o tuvieron que huir del país. Le doy gracias a Jehová por haberme transformado. Pasé de ser un ateo sin esperanza a ser un siervo del Dios que promete traer un nuevo mundo justo.

El hermano Crispín dirigiendo la adoración matutina en Betel