21:1-19

En tiempos bíblicos, los buenos pescadores tenían que ser pacientes y trabajadores, y estar dispuestos a sacrificarse si querían ver recompensados sus esfuerzos (w12 1/8 págs. 18-20). Esas cualidades ayudarían a Pedro a ser “pescador de hombres”. No obstante, Pedro tendría que decidir qué sería lo más importante para él: dedicarse a una profesión que le gustaba o dedicarse a alimentar en sentido espiritual a los discípulos de Jesús.

¿Qué cambios ha tenido que hacer usted para poner el Reino en primer lugar en su vida?