A Jeremías se le encomendó una tarea difícil que ejemplificaría la decisión de Jehová de acabar con la terquedad y el orgullo de Judá y Jerusalén.

Jeremías compró un cinto de lino

13:1, 2

  • El que se pusiera el cinto en las caderas representó la relación tan cercana que había existido entre Jehová y la nación.

Jeremías llevó el cinto al río Éufrates

13:3-5

  • Lo escondió en la hendidura de un peñasco y regresó a Jerusalén.

Jeremías volvió al Éufrates para recuperar el cinto

13:6, 7

  • El cinto se había echado a perder por completo.

Jehová explicó el significado de lo que había hecho después de que Jeremías llevara a cabo su misión

13:8-11

  • La devota obediencia del profeta en algo que parecía trivial contribuyó a los esfuerzos de Jehová por llegar al corazón de la gente.