El Rey Jesús nombrará “príncipes” o ancianos para que cuiden del rebaño

32:1-3

  • Como un “escondrijo contra la tempestad”, los ancianos protegen al rebaño de las tormentas de la persecución y el desánimo.

  • Como “corrientes de agua en país árido”, los ancianos refrescan a quienes tienen sed espiritual con el agua pura y limpia de la verdad.

  • Como “la sombra de un peñasco pesado en una tierra agotada”, los ancianos animan al rebaño dándole dirección espiritual y consuelo.