Sebná era probablemente el mayordomo del rey Ezequías. Su posición era inferior tan solo a la del rey, y se esperaba mucho de él.

22:15, 16

  • Sebná tendría que haberse preocupado por las necesidades del pueblo.

  • Fue egoísta y buscó su propia gloria.

22:20-22

  • Jehová le dio a Eliaquim el puesto de Sebná.

  • Eliaquim recibió “la llave de la casa de David”, símbolo de poder y autoridad.

Piense en lo siguiente: ¿Cómo podría haber usado Sebná su autoridad para ayudar a otras personas?