Todos los años se genera mucho entusiasmo por el banquete espiritual que disfrutamos en nuestras asambleas regionales. Como queremos que otras personas también disfruten de la bondad de Jehová, haremos todo lo posible por invitar a tantas como podamos (Sl 34:8). El cuerpo de ancianos de cada congregación decidirá la manera más eficaz de distribuir las invitaciones.

COSAS A TENER EN CUENTA

  • ¿Cuándo será mi asamblea?

  • ¿Cuándo comenzará la campaña en mi congregación?

  • ¿Cuándo serán las reuniones para el servicio del campo?

  • ¿Qué metas me voy a poner para la campaña?

  • ¿A quiénes voy a invitar?

OFREZCAMOS LA INVITACIÓN

Después de saludar, podría decir:

“Estamos participando en una campaña mundial para invitar a la gente a un evento muy importante. La fecha, la hora y el lugar aparecen en la invitación. Nos gustaría que nos acompañara”.

CULTIVEMOS EL INTERÉS

Aunque queremos invitar a la asamblea al mayor número de personas posible, deberíamos estar atentos para cultivar cualquier muestra de interés.

Los fines de semana puede ofrecer la revista junto con la invitación.