Job 1:1-22

  • Integridad y riquezas de Job (1-5)

  • Satanás cuestiona los motivos de Job (6-12)

  • Job pierde sus propiedades y a sus hijos (13-19)

  • Job no culpa a Dios (20-22)

1  En la tierra de Uz había un hombre llamado Job.*+ Era un hombre íntegro* y recto+ que temía a Dios y evitaba todo lo malo.+  Tenía siete hijos y tres hijas.  Y su ganado era de 7.000 ovejas, 3.000 camellos, 1.000 vacas* y 500 burros;* además, tenía una gran cantidad de sirvientes. Así que se convirtió en el hombre más importante de todos los orientales.  Sus hijos celebraban banquetes en sus casas, cada uno en su día establecido,* e invitaban a sus tres hermanas a comer y beber con ellos.  Cuando se completaba un ciclo de banquetes, Job llamaba a sus hijos para santificarlos. Madrugaba y ofrecía sacrificios quemados+ por cada uno de ellos, pues decía: “Quizás mis hijos hayan pecado y maldecido a Dios en su corazón”. Eso es lo que siempre hacía Job.+  Llegó el día en que los hijos del Dios verdadero*+ entraron para ocupar su puesto delante de Jehová,+ y Satanás+ también se presentó entre ellos.+  Entonces Jehová le preguntó a Satanás: “¿De dónde vienes?”. “De recorrer la tierra y de andar por ella”, le contestó Satanás a Jehová.+  Y Jehová le dijo a Satanás: “¿Te has fijado* en mi siervo Job? No hay nadie como él en la tierra. Es un hombre íntegro* y recto+ que teme a Dios y evita todo lo malo”.  Entonces Satanás le contestó a Jehová: “¿Acaso Job ha temido a Dios a cambio de nada?+ 10  ¿No has puesto tú un cerco protector alrededor de él,+ de su casa y de todo lo que tiene? Has bendecido el trabajo de sus manos,+ y su ganado se ha esparcido por toda la región. 11  Pero ahora extiende tu mano y golpea todo lo que tiene, y seguro que te maldice en tu misma cara”. 12  Jehová entonces le dijo a Satanás: “Mira, todo lo que tiene está en tus manos.* ¡Pero a él no lo toques!”. Con eso, Satanás salió de la presencia* de Jehová.+ 13  Más adelante, el día en que sus hijos y sus hijas estaban comiendo y bebiendo vino en casa de su hermano mayor,+ 14  llegó un mensajero y le dijo a Job: “Los bueyes estaban arando y los burros pastando a su lado, 15  cuando los sabeos atacaron y se los llevaron, y mataron a los sirvientes a espada. Yo soy el único que escapó para contártelo”. 16  Mientras este todavía estaba hablando, llegó otro y dijo: “¡Cayó de los cielos fuego de Dios,* y las llamas devoraron a las ovejas y a los sirvientes! Yo soy el único que escapó para contártelo”. 17  Aún estaba hablando ese, cuando llegó otro y dijo: “Los caldeos+ formaron tres grupos, se lanzaron sobre los camellos y se los llevaron; también mataron a los sirvientes a espada. Yo soy el único que escapó para contártelo”. 18  Todavía estaba hablando este otro, cuando llegó uno más y dijo: “Tus hijos y tus hijas estaban comiendo y bebiendo vino en casa de su hermano mayor. 19  De repente se levantó un fuerte viento del desierto y golpeó las cuatro esquinas de la casa, y esta cayó sobre los jóvenes y los mató. Yo soy el único que escapó para contártelo”. 20  Ante esto, Job se levantó, se rasgó la ropa y se afeitó la cabeza; entonces cayó al suelo, se inclinó 21  y dijo: “Desnudo salí de la matriz de mi madre,y desnudo volveré.+ Jehová ha dado+ y Jehová ha quitado. Que siga siendo alabado el nombre de Jehová”. 22  En todo esto, Job no pecó ni acusó a Dios de hacer nada malo.*

Notas

Que posiblemente significa ‘víctima de hostilidad’.
O “intachable”, “sin culpa”.
Lit. “500 yuntas (pares) de ganado vacuno”.
Lit. “burras”.
O “en casa de cada uno por turnos”.
En hebreo, esta expresión se refiere a los ángeles.
Lit. “Has fijado tu corazón”.
O “intachable”, “sin culpa”.
O “bajo tu control”.
Lit. “del rostro”.
O quizás “un rayo”.
O “ni le atribuyó nada impropio a Dios”.