Eclesiastés 7:1-29

  • Una buena reputación y el día de la muerte (1-4)

  • La reprensión de un sabio (5-7)

  • Mejor el final que el principio (8-10)

  • La ventaja de la sabiduría (11, 12)

  • Días buenos y días malos (13-15)

  • No te vayas a los extremos (16-22)

  • Observaciones del congregador (23-29)

7  Una buena reputación* es mejor que el buen aceite,+ y el día de la muerte es mejor que el día del nacimiento.  Es mejor ir a la casa donde hay duelo que a la casa donde hay fiesta,+ porque la muerte es el fin de todos los hombres, y los que están vivos deben reflexionar en eso.*  Es mejor la angustia que la risa,+ porque una cara triste mejora el corazón.+  El corazón del sabio está en la casa donde hay duelo, pero el corazón del insensato está en la casa donde hay alegría.*+  Es mejor escuchar la reprensión de un sabio+ que escuchar la alabanza* de los tontos.  Porque la risa del tonto es como el chasquido* de los espinos cuando arden debajo de la olla;+ y eso también es en vano.  Pero a un sabio la opresión puede llevarlo a la locura, y un soborno corrompe el corazón.+  Es mejor el final de un asunto que su principio. Es mejor ser paciente que ser arrogante.*+  No te enojes fácilmente,*+ porque enojarse está en el corazón de los tontos.*+ 10  No digas: “¿Por qué los tiempos pasados eran mejores que los de ahora?”. Preguntar eso no es de sabios.+ 11  La sabiduría acompañada de una herencia es algo bueno y una ventaja para los que ven la luz del día.* 12  Porque la sabiduría es una protección+ igual que el dinero es una protección.+ Pero esta es la ventaja del conocimiento: la sabiduría conserva la vida de su dueño.+ 13  Reflexiona en las obras del Dios verdadero: ¿quién puede enderezar lo que él ha torcido?+ 14  En un día bueno, sé bueno tú también;+ pero, en un día de dificultades,* recuerda que Dios hizo tanto el uno como el otro+ para que los hombres no puedan estar seguros de* lo que les pasará en el futuro.+ 15  En mi vida vacía*+ he visto de todo: desde el justo que a pesar de su justicia muere pronto+ hasta el malvado que a pesar de su maldad vive mucho tiempo.+ 16  No seas demasiado justo+ ni te muestres sabio en exceso.+ ¿Por qué causar tu propia ruina?+ 17  No seas demasiado malo ni seas tonto.+ ¿Por qué morir antes de tiempo?+ 18  Es mejor que sigas una de las advertencias pero sin pasar por alto la otra;+ porque el que teme a Dios hará caso de las dos. 19  La sabiduría hace a un sabio más poderoso que 10 hombres fuertes en una ciudad.+ 20  Porque en la tierra no hay nadie justo que siempre haga el bien y nunca peque.+ 21  Además, no te tomes a pecho cada palabra que diga la gente;+ si lo haces, puede que oigas a tu siervo desearte el mal.* 22  Porque en tu corazón sabes muy bien que, muchas veces, tú mismo les has deseado el mal a otros.+ 23  Todo esto lo examiné con sabiduría y dije: “Me haré sabio”. Pero eso estuvo fuera de mi alcance. 24  Lo que existe es inalcanzable y sumamente profundo. ¿Quién lo puede entender?+ 25  Dirigí mi corazón a saber y a investigar y a buscar la sabiduría y la razón de las cosas, y a entender la maldad de la insensatez y la tontedad de la locura.+ 26  Entonces descubrí esto: más amarga que la muerte es la mujer que es como una red de caza; su corazón es como una red de pesca* y sus brazos son como cadenas. El hombre que complace al Dios verdadero escapará de ella,+ pero el pecador será capturado por ella.+ 27  “¡Miren! Esto es lo que descubrí —dice el congregador—.+ Investigué una cosa tras otra para llegar a una conclusión. 28  Pero lo que he estado buscando, no lo he encontrado. Entre mil personas, encontré un hombre,* pero no encontré ninguna mujer. 29  Solo he descubierto esto: que el Dios verdadero hizo recta a la humanidad,+ pero ellos han seguido sus innumerables planes”.*+

Notas

O “Un buen nombre”. Lit. “Un nombre”.
Lit. “darlo a su corazón”.
O “diversión”.
Lit. “canción”.
O “ruido”.
Lit. “altivo de espíritu”.
Lit. “No te apresures en tu espíritu a ofenderte”.
O quizás “es propio de tontos”.
Es decir, los que están vivos.
O “calamidad”.
O “descubrir”.
O “vana”.
O “hablar mal de ti”.
O “red barredera”.
O “un hombre recto”.
O “se han buscado muchas artimañas”.