Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

Salmo 29:1-11

Melodía de David.* 29  Atribuyan a Jehová,* oh hijos de fuertes,*atribuyan a Jehová* gloria y fuerza.+   Atribuyan a Jehová* la gloria de su nombre.+Inclínense ante Jehová* en adorno santo.+   La voz* de Jehová* está sobre las aguas;+el glorioso Dios*+ mismo ha tronado.+Jehová* está sobre muchas aguas.+   La voz de Jehová es poderosa;+la voz de Jehová es espléndida.+   La voz de Jehová está quebrando los cedros;sí, Jehová hace pedazos los cedros del Líbano,+   y los hace brincar como un becerro,+al Líbano y al Sirión*+ como los hijos de toros salvajes.*   La voz de Jehová está tajando con las llamas de fuego;+   la voz misma de Jehová hace que el desierto se retuerza,+Jehová hace que el desierto de Qadés+ se retuerza.   La voz misma de Jehová hace que las ciervas se retuerzan con dolores de parto,+y desnuda los bosques.*+Y en su templo cada uno está diciendo: “¡Gloria!”.+ 10  Sobre el diluvio* Jehová se ha sentado;+y Jehová se sienta como rey hasta tiempo indefinido.+ 11  Jehová mismo realmente dará fuerza a su pueblo.+Jehová mismo bendecirá a su pueblo con paz.+

Notas

LXX añade: “del día en que terminaba la fiesta de la Tienda”; Vg añade: “en la consumación [terminación] del tabernáculo”.
Véase Ap. 1C, sec. 10.
O: “hijos de dioses”; o: “ustedes los que tienen parecido a Dios”; o: “hijos de Dios”. Heb.: benéh ’e·lím. Si la palabra heb. ’e·lím es el pl. de ’el para denotar majestad, entonces significa “Dios”. T: “ustedes, partidas de ángeles, los hijos de Dios”; LXX: “ustedes, hijos de Dios”; SyVg: “ustedes, hijos de carneros”. Compárese con 89:6, n, y Da 11:36, donde aparece la expresión ’El ’e·lím, “Dios de dioses”.
Véase Ap. 1C, sec. 10.
Véase Ap. 1C, sec. 10.
Véase Ap. 1C, sec. 10.
“La voz.” Esta expresión aparece siete veces en este salmo.
Véase Ap. 1C, sec. 10.
“Dios.” Heb.: ’El.
Véase Ap. 1C, sec. 10.
“Sirión.” El antiguo nombre sidonio del monte Hermón. Véase Dt 3:9.
“De unicornios”, LXXVgc, lit.: “de los de un solo cuerno”, pero con referencia a toros salvajes.
“Y causa un parto apresurado de las cabras monteses”, por una corrección de M.
O léase: “océano celestial”. Véase Gé 6:17, n: “Diluvio”.