Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea

TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

Romanos 8:1-39

8  Por lo tanto, no tienen condenación los que están en unión con Cristo Jesús.+  Porque la ley+ de ese espíritu+ que da vida+ en unión con Cristo Jesús te ha libertado+ de la ley del pecado y de la muerte.+  Pues, dado que había incapacidad de parte de la Ley,+ en tanto que era débil+ a causa de la carne, Dios, al enviar a su propio Hijo+ en la semejanza de carne pecaminosa+ y tocante al pecado,+ condenó al pecado en la carne,  para que el justo requisito de la Ley se cumpliera+ en nosotros los que andamos, no en conformidad con la carne, sino en conformidad con el espíritu.+  Porque los que están en conformidad con la carne fijan la mente en las cosas de la carne;+ pero los que están en conformidad con el espíritu, en las cosas del espíritu.+  Porque el tener la mente puesta en la carne significa muerte,+ pero el tener la mente puesta en el espíritu+ significa vida y paz;  porque el tener la mente puesta en la carne significa enemistad+ con Dios, porque esta no está sujeta+ a la ley de Dios, ni, de hecho, lo puede estar.  Por eso los que están en armonía con la carne+ no pueden agradar a Dios.  Sin embargo, ustedes no están en armonía con la carne, sino con el espíritu,+ si es que el espíritu de Dios verdaderamente mora en ustedes.+ Pero si alguien no tiene el espíritu de Cristo,+ este no le pertenece. 10  Pero si Cristo está en unión con ustedes,+ el cuerpo verdaderamente está muerto a causa del pecado, pero el espíritu es vida+ a causa de la justicia. 11  Por eso, si el espíritu del que levantó a Jesús de entre los muertos mora en ustedes, el que levantó a Cristo Jesús de entre los muertos+ vivificará también sus cuerpos mortales+ mediante Su espíritu que reside en ustedes. 12  Así pues, hermanos, no nos vemos obligados a la carne, para vivir de acuerdo con la carne;+ 13  porque si ustedes viven de acuerdo con la carne, de seguro morirán;+ pero si por el espíritu hacen morir las prácticas del cuerpo,+ vivirán. 14  Porque todos los que son conducidos por el espíritu de Dios, estos son los hijos de Dios.+ 15  Porque ustedes no recibieron un espíritu de esclavitud que ocasione temor+ de nuevo, sino que recibieron un espíritu+ de adopción+ como hijos,* espíritu por el cual clamamos: “¡Abba,*+ Padre!”. 16  El espíritu+ mismo da testimonio+ con nuestro espíritu+ de que somos hijos de Dios.+ 17  Pues, si somos hijos, también somos herederos: herederos por cierto de Dios, pero coherederos+ con Cristo, con tal que suframos+ juntamente para que también seamos glorificados juntamente.+ 18  Por consiguiente, estimo que los sufrimientos+ de la época presente no son de ninguna importancia en comparación con la gloria+ que va a ser revelada en nosotros. 19  Porque la expectación+ anhelante de la creación+ aguarda la revelación de los hijos de Dios.+ 20  Porque la creación fue sujetada a futilidad,+ no de su propia voluntad, sino por aquel que la sujetó, sobre la base de la esperanza+ 21  de que* la creación+ misma también será libertada+ de la esclavitud a la corrupción y tendrá la gloriosa libertad de los hijos de Dios. 22  Porque sabemos que toda la creación sigue gimiendo juntamente y estando en dolor juntamente hasta ahora. 23  No solo eso, sino que también nosotros mismos los que tenemos las primicias,+ a saber, el espíritu, sí, nosotros mismos gemimos+ en nuestro interior, mientras aguardamos con intenso anhelo la adopción como hijos,*+ el ser puestos en libertad de nuestros cuerpos por rescate. 24  Porque fuimos salvados en [esta] esperanza;+ pero la esperanza que se ve no es esperanza, porque, cuando el hombre ve una cosa, ¿la espera? 25  Pero si esperamos+ lo que no vemos,+ seguimos aguardándolo con aguante.+ 26  De igual manera el espíritu+ también acude con ayuda para nuestra debilidad;+ porque el [problema de] lo que debemos pedir en oración como necesitamos hacerlo no lo sabemos,+ pero el espíritu+ mismo aboga por nosotros con gemidos no expresados.* 27  Sin embargo, el que escudriña los corazones+ sabe cuál es la intención* del espíritu,+ porque este aboga en conformidad con Dios por los santos.+ 28  Ahora bien, sabemos que Dios* hace que todas sus obras+ cooperen juntas para el bien de los que aman a Dios, los que son llamados según su propósito;+ 29  porque a los que dio su primer reconocimiento*+ también los predeterminó+ para que fueran hechos conforme+ a la imagen+ de su Hijo, para que él fuera el primogénito+ entre muchos hermanos.+ 30  Además, a los que él predeterminó,+ también llamó;+ y a los que llamó, también declaró ser justos.+ Finalmente, a los que declaró justos, él también glorificó.+ 31  Entonces, ¿qué diremos a estas cosas? Si Dios está por nosotros, ¿quién estará* contra nosotros?+ 32  El que ni aun a su propio Hijo perdonó,+ sino que lo entregó por todos nosotros,+ ¿por qué no nos dará bondadosamente también con él todas las demás cosas?+ 33  ¿Quién presentará acusación contra los escogidos de Dios?+ Dios es Aquel que [los] declara justos.+ 34  ¿Quién es el que condenará? Cristo Jesús* es aquel que murió, sí, más bien aquel que fue levantado de entre los muertos,* que está a la diestra+ de Dios, que también aboga por nosotros.+ 35  ¿Quién nos separará del amor del Cristo?*+ ¿La tribulación, o la angustia, o la persecución, o el hambre, o la desnudez, o el peligro, o la espada?+ 36  Así como está escrito: “Por tu causa se nos hace morir todo el día, se nos ha tenido por ovejas para degollación”.+ 37  Al contrario, en todas estas cosas estamos saliendo completamente victoriosos+ mediante el que nos amó. 38  Porque estoy convencido de que ni muerte, ni vida,+ ni ángeles,+ ni gobiernos,+ ni cosas aquí ahora, ni cosas por venir, ni poderes,+ 39  ni altura, ni profundidad, ni ninguna otra creación podrá separarnos del amor de Dios que está en Cristo Jesús nuestro Señor.+

Notas

“De adopción como hijos.” Lit.: “de colocación como hijo”. Gr.: hui·o·the·sí·as; lat.: a·do·pti·ó·nis fi·li·ó·rum.
“Abba.” Una palabra aram. que significa: “el padre”, o quizás: “¡Oh Padre!”.
O: “porque”.
“La adopción como hijos”, אABCVgSyh,p; P46D omiten esta frase.
O: “que no pueden ser expresados”.
O: “mente; pensamiento”.
“Dios”, P46AB; אCDVgSyp omiten esta palabra.
O: “a los que conoció de antemano”.
O: “está; puede estar”.
“Jesús”, אAC; BDSyp omiten este nombre.
“De entre los muertos”, AC; P46BDVgSyp omiten esta frase.
“El Cristo”, CDItVgSyh,p; א: “Dios”; B: “Dios que está en Cristo Jesús”.