Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

Romanos 15:1-33

15  Nosotros, pues, los que somos fuertes, debemos soportar las debilidades de los que no son fuertes,+ y no estar agradándonos a nosotros mismos.+  Cada uno de nosotros agrade a [su] prójimo en lo que es bueno para [la] edificación [de este].+  Porque hasta el Cristo no se agradó a sí mismo;+ sino que, así como está escrito: “Los vituperios de los que te vituperaban han caído sobre mí”.+  Porque todas las cosas que fueron escritas en tiempo pasado fueron escritas+ para nuestra instrucción,+ para que mediante nuestro aguante+ y mediante el consuelo+ de las Escrituras tengamos esperanza.*+  Ahora, que el Dios que suministra aguante y consuelo les conceda tener entre sí la misma actitud mental+ que tuvo Cristo Jesús,  para que, de común acuerdo,+ con una sola boca glorifiquen al Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo.  Por lo tanto, recíbanse con gusto unos a otros,+ así como el Cristo también nos recibió con gusto a nosotros,+ con gloria a Dios en mira.  Porque digo que Cristo realmente llegó a ser ministro+ de los circuncisos+ a favor de la veracidad de Dios,+ para confirmar las promesas+ que Él hizo a los antepasados de ellos,  y para que las naciones+ glorificaran a Dios por su misericordia.+ Así como está escrito: “Por eso te reconoceré abiertamente entre las naciones* y ciertamente tocaré melodía a tu nombre”.+ 10  Y de nuevo dice: “Alégrense, oh naciones, con su pueblo”.+ 11  Y otra vez: “Alaben a Jehová,* naciones todas, y alábenlo pueblos todos”.+ 12  Y otra vez dice Isaías: “Habrá la raíz de Jesé,+ y habrá uno que se levante para gobernar naciones;+ en él cifrarán su esperanza naciones”.+ 13  Que el Dios que da esperanza los llene de todo gozo y paz por el creer de ustedes, para que abunden en la esperanza con poder de espíritu santo.+ 14  Ahora yo mismo también estoy persuadido acerca de ustedes, hermanos míos, de que ustedes mismos también están llenos de bondad por haberse llenado de todo conocimiento,+ y de que también pueden amonestarse unos a otros.+ 15  Sin embargo, les escribo más francamente sobre algunos puntos, como dándoles un recordatorio+ de nuevo, a causa de la bondad inmerecida que de Dios me fue dada+ 16  de ser siervo público* de Cristo Jesús a las naciones,+ ocupándome en la obra santa de las buenas nuevas+ de Dios, a fin de que la ofrenda,+ a saber, estas naciones, resulte acepta,+ siendo santificada con espíritu santo.+ 17  Por lo tanto, tengo causa para alborozarme en Cristo Jesús+ cuando se trata de cosas pertenecientes a Dios.+ 18  Pues no me atreveré a decir una sola cosa si no es de aquellas cosas que Cristo obró mediante mí+ para que las naciones sean obedientes,+ por [mi] palabra+ y hecho, 19  con el poder de señales y portentos presagiosos,+ con el poder de espíritu santo;* de modo que desde Jerusalén y en un circuito+ hasta Ilírico he predicado cabalmente las buenas nuevas acerca del Cristo.+ 20  De este modo, en realidad, me fijé como meta no declarar las buenas nuevas donde Cristo ya hubiera sido nombrado, para no estar edificando sobre fundamento ajeno;+ 21  más bien, así como está escrito: “Aquellos a quienes no se les ha hecho anuncio acerca de él, verán, y los que no han oído entenderán”.+ 22  Por esto también se me impidió muchas veces llegar a ustedes.+ 23  Pero ahora que ya no tengo territorio [sin tocar] en estas regiones, y habiendo tenido por algunos años el anhelo de llegar a ustedes,+ 24  cuando viaje con rumbo a España,+ espero, sobre todo, cuando esté en camino a ese lugar, poder verlos y ser acompañado+ parte del camino por ustedes después que primero me haya satisfecho hasta cierto grado con su compañía. 25  Pero ahora estoy para viajar a Jerusalén para servir a los santos.+ 26  Porque los de Macedonia y de Acaya*+ han tenido gusto en compartir sus cosas haciendo una contribución+ a los pobres de los santos [que están] en Jerusalén. 27  Es cierto que han tenido gusto en hacerlo, y, no obstante, les eran deudores a ellos; porque si las naciones han participado de las cosas espirituales de ellos,+ ellas también tienen la obligación de ministrar públicamente a estos con cosas para el cuerpo carnal.+ 28  Por lo tanto, cuando haya terminado esto y les haya llevado este fruto+ con seguridad, partiré para España+ y pasaré por donde están ustedes. 29  Además, sé que cuando vaya a ustedes iré con una medida plena de la bendición de Cristo.+ 30  Ahora bien, los exhorto, hermanos,* por nuestro Señor Jesucristo y por el amor del espíritu,+ a que se esfuercen conmigo en oraciones a Dios por mí,+ 31  para que yo sea librado+ de los incrédulos de Judea, y para que mi ministerio que es para Jerusalén+ resulte acepto a los santos,+ 32  a fin de que cuando llegue a ustedes con gozo por la voluntad de Dios yo sea refrescado+ juntamente con ustedes. 33  Que el Dios que da paz esté con todos ustedes.+ Amén.

Notas

“Esperanza”, אAVgSyp; B: “esperanza del consuelo; la consoladora esperanza”.
“Naciones”, ABSyp; אcVgc: “naciones, oh Señor”.
Véase Ap. 1D.
“Siervo público.” Gr.: lei·tour·gón.
“Espíritu santo”, AD*Vg; P46אSyh,p: “espíritu de Dios”; B: “espíritu”.
La provincia romana de Grecia meridional, cuya capital era Corinto.
“Hermanos”, אADVgSyp; P46B omiten esta palabra.