Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

Proverbios 23:1-35

23  En caso de que te sientes a alimentarte con un rey, debes considerar con diligencia lo que está delante de ti,+  y tienes que poner un cuchillo a tu garganta si eres dueño [de un deseo] del alma.*+  No muestres que apeteces sus platos sabrosos, puesto que es el alimento de mentiras.+  No te afanes por obtener riquezas.+ Cesa de tu propio entendimiento.+  ¿Has hecho que tus ojos les echen un vistazo, cuando no son nada?+ Porque sin falta se hacen para sí alas como las de un águila y vuelan hacia los cielos.+  No te alimentes con el alimento de ninguno de ojo no generoso,*+ ni muestres apetecer sus platos sabrosos.+  Porque como quien ha calculado dentro de su alma, así es él.+ “Come y bebe”, te dice, pero su corazón mismo no está contigo.+  Tu bocado que has comido, lo vomitarás, y habrás malgastado tus palabras agradables.+  A oídos de un estúpido no hables,+ porque despreciará tus palabras discretas.+ 10  No muevas hacia atrás el lindero de antaño,+ ni entres en el campo de los huérfanos de padre.+ 11  Porque su Redentor* es fuerte; él mismo defenderá la causa que ellos tienen contigo.+ 12  De veras trae tu corazón a la disciplina, y tu oído a los dichos del conocimiento.+ 13  No retengas del simple muchacho la disciplina.+ En caso de que le pegues con la vara, no morirá. 14  Con la vara tú mismo debes pegarle, para que libres su mismísima alma del Seol* mismo.+ 15  Hijo mío, si tu corazón se ha hecho sabio,+ se regocijará mi corazón, sí, el mío.+ 16  Y mis riñones* se alborozarán cuando tus labios hablen rectitud.+ 17  No envidie tu corazón a los pecadores;+ antes bien, esté en el temor de Jehová todo el día.+ 18  Porque en tal caso existirá un futuro,+ y tu propia esperanza no será cortada.+ 19  Tú, oh hijo mío, oye y hazte sabio, y guía tu corazón por el camino.+ 20  No llegues a estar entre los que beben vino en exceso,+ entre los que son comedores glotones de carne.+ 21  Porque el borracho y el glotón vendrán a parar en la pobreza,+ y el adormecimiento vestirá a uno de meros andrajos.+ 22  Escucha a tu padre, que causó tu nacimiento,+ y no desprecies a tu madre simplemente porque ha envejecido.+ 23  Compra la verdad misma+ y no la vendas... sabiduría y disciplina y entendimiento.+ 24  Sin falta el padre de un justo estará gozoso;+ el que llega a ser padre de un sabio también se regocijará en él.+ 25  Tu padre y tu madre se regocijarán, y la que te dio a luz estará gozosa.+ 26  Hijo mío, de veras dame tu corazón, y que esos ojos tuyos se complazcan en mis propios caminos.+ 27  Pues la prostituta es un hoyo profundo,+ y la extranjera es un pozo angosto. 28  De seguro ella, justamente como un salteador, está al acecho;+ y entre los hombres ella aumenta los traicioneros.+ 29  ¿Quién tiene el ¡ay!? ¿Quién tiene desasosiego? ¿Quién tiene contiendas?+ ¿Quién tiene preocupación? ¿Quién tiene heridas sin causa? ¿Quién tiene deslustre de ojos? 30  Los que se quedan largo tiempo con el vino,+ los que entran en busca de vino mezclado.+ 31  No mires el vino cuando rojea, cuando luce centelleante en la copa, [cuando] baja con suavidad. 32  A su fin muerde justamente como una serpiente,+ y segrega veneno justamente como una víbora.+ 33  Tus propios ojos verán cosas extrañas,* y tu propio corazón hablará cosas perversas.+ 34  Y ciertamente llegarás a ser como uno que está acostado en el corazón del mar, hasta como uno que está acostado en el tope de un mástil.+ 35  “Me han golpeado, pero no enfermé; me han herido, pero no lo supe. ¿Cuándo despertaré?+ Lo buscaré todavía más.”+

Notas

“[De un deseo] del alma.” Lit.: “alma”. Heb.: né·fesch; lat.: á·ni·mam.
Lit.: “malo en cuanto a ojo”. Heb.: ra‛ ‛á·yin.
“Su Redentor (Recomprador).” Por extensión de la idea: “su Vengador (Vindicador)”. Heb.: gho·’alám. Véanse Job 19:25 y Sl 19:14, nn.
“Del Seol.” Heb.: misch·sche’óhl; LXX: “la muerte”; sir.: schiul; lat.: in·fér·no. Véase Ap. 4B.
O: “mis emociones más profundas”. Heb.: kjil·yoh·thái.
O: “a mujeres extrañas”.