Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

Proverbios 16:1-33

16  Al hombre terrestre* pertenecen los arreglos del corazón,+ pero de Jehová procede la respuesta de la lengua.+  Todos los caminos del hombre* son puros a sus propios ojos,+ pero Jehová está avaluando los espíritus.+  Haz rodar sobre Jehová mismo tus obras,+ y tus planes serán firmemente establecidos.+  Todo lo ha hecho Jehová para su propósito,+ sí, hasta al inicuo para el día malo.+  Todo el que es orgulloso de corazón es cosa detestable a Jehová.+ Mano [puede unirse] a mano; [no obstante,] uno no quedará libre de castigo.+  Por bondad amorosa* y apego a la verdad se expía el error,+ y en el temor de Jehová uno se aparta de lo malo.+  Cuando Jehová se complace en los caminos de un hombre,+ hace que hasta los enemigos mismos de este estén en paz con él.+  Mejor es un poco con justicia+ que una abundancia de productos sin rectitud.*+  El corazón del hombre terrestre puede idear su camino,+ pero la dirección de sus pasos la efectúa Jehová mismo.+ 10  Decisión inspirada debe estar sobre los labios de un rey;+ en el juicio no debe resultar infiel su boca.+ 11  Indicador y balanza justos pertenecen a Jehová;+ todas las pesas de piedra de la bolsa son su obra.+ 12  El hacer iniquidad es cosa detestable a los reyes,+ pues por la justicia se establece firmemente el trono.+ 13  Los labios de la justicia son un placer para un rey magnífico;*+ y él ama al que habla cosas rectas.+ 14  La furia de un rey significa mensajeros de muerte,+ pero el hombre sabio es el que la evita.*+ 15  En la luz del rostro del rey hay vida,+ y su buena voluntad es como la nube de lluvia primaveral.+ 16  El conseguir sabiduría es ¡oh, cuánto mejor que el oro!+ Y el conseguir entendimiento ha de escogerse más que la plata.+ 17  La calzada de los rectos es apartarse de lo malo.+ El que está salvaguardando su camino está guardando su alma.+ 18  El orgullo está antes de un ruidoso estrellarse;+ y un espíritu altivo,* antes del tropiezo.+ 19  Mejor es ser humilde de espíritu* con los mansos*+ que dividir el despojo con los que a sí mismos se ensalzan.+ 20  El que está mostrando perspicacia en un asunto hallará el bien,+ y feliz es el que está confiando en Jehová.+ 21  El que es sabio de corazón será llamado entendido,+ y el que es dulce de labios añade persuasiva.+ 22  A sus dueños la perspicacia es un pozo de vida;+ y la disciplina de los tontos es la tontedad.+ 23  El corazón del sabio hace que su boca muestre perspicacia,+ y a sus labios añade persuasiva.+ 24  Los dichos agradables son un panal de miel,+ dulces al alma y una curación a los huesos.+ 25  Existe un camino que es recto delante del hombre,+ pero los caminos de la muerte son el fin de él después.+ 26  El alma* del que trabaja duro ha trabajado duro para él,+ porque su boca lo ha apremiado fuertemente.+ 27  Un hombre que para nada sirve* desentierra lo que es malo,+ y sobre sus labios hay, por decirlo así, un fuego abrasador.+ 28  El hombre de intrigas sigue enviando contienda,+ y el calumniador está separando a los que se han familiarizado entre sí.+ 29  El hombre de violencia seduce a su prójimo,+ y ciertamente lo hace ir por un camino que no es bueno.+ 30  Con los ojos parpadea para tramar intrigas.+ Apretando los labios, ciertamente lleva a cabo a grado cabal la maldad. 31  La canicie es corona de hermosura+ cuando se halla en el camino de la justicia.+ 32  El que es tardo para la cólera es mejor que un hombre poderoso;+ y el que controla su espíritu, que el que toma una ciudad.+ 33  En el regazo se echa la suerte,+ pero de Jehová procede toda decisión por ella.+

Notas

“Al hombre terrestre.” Heb.: le’a·dhám.
“Todos los caminos del hombre.” Heb.: kal-dar·kjeh-’ísch.
O: “amor leal”.
O: “juicio”.
“Un rey magnífico.” Lit.: “reyes”, como en el v. 12, pl. para denotar majestad.
Lit.: “él la cubrirá”. Heb.: yekjap·perén·nah.
Lit.: “altura (altivez) de espíritu”. Heb.: gó·vah rú·aj.
“Ser humilde de espíritu.” Heb.: schefal-rú·aj.
“Mansos”, Mmargen; M: “afligidos”.
O: “deseo del alma”.
Lit.: “Un hombre de belial”. Heb.: ’isch beli·yá·‛al.