Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea

TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

Proverbios 15:1-33

15  La respuesta, cuando es apacible, aparta la furia,+ pero la palabra que causa dolor hace subir la cólera.+  La lengua de los sabios hace el bien con el conocimiento,+ pero la boca de los estúpidos hace salir burbujeando la tontedad.+  Los ojos de Jehová están en todo lugar,+ vigilando a los malos y a los buenos.+  La calma de la lengua es árbol de vida,+ pero el torcimiento en ella significa un quebrantamiento del espíritu.+  Cualquiera que es tonto trata con falta de respeto la disciplina de su padre,+ pero cualquiera que hace caso de la censura es sagaz.+  En la casa* del justo hay un repuesto abundante,+ pero en el producto del inicuo hay el acarrearse extrañamiento.+  Los labios de los sabios siguen esparciendo conocimiento,+ pero el corazón de los estúpidos no es así.+  El sacrificio de los inicuos es cosa detestable a Jehová,+ pero la oración de los rectos le es un placer.+  El camino del inicuo es cosa detestable a Jehová,+ pero él ama al que sigue tras la justicia.+ 10  La disciplina le es mala al que deja la senda;+ cualquiera que odia la censura morirá.+ 11  El Seol y [el lugar de] la destrucción*+ están enfrente de Jehová.+ ¡Cuánto más los corazones de los hijos de la humanidad!*+ 12  El burlador no ama al que le censura.+ A los sabios no quiere ir.+ 13  Un corazón gozoso tiene buen efecto en el semblante,+ pero a causa del dolor del corazón hay un espíritu herido.+ 14  El corazón entendido es el que busca el conocimiento,+ pero la boca de los estúpidos es la que aspira a la tontedad.+ 15  Todos los días del afligido son malos;+ pero el que es bueno de corazón* [tiene] un banquete constantemente.+ 16  Mejor es un poco en el temor de Jehová+ que una abundante provisión y, junto con ella, confusión.+ 17  Mejor es un plato de legumbres donde hay amor+ que un toro cebado en pesebre y, junto con él, odio.+ 18  Un hombre enfurecido suscita contienda,+ pero el que es tardo para la cólera apacigua la riña.+ 19  El camino del perezoso es como seto de abrojos,+ pero la senda de los rectos es un camino levantado.+ 20  Hijo sabio es el que regocija a un padre,+ pero un hombre estúpido está despreciando a su madre.+ 21  La tontedad es un regocijo al que es falto de corazón,*+ pero el hombre de discernimiento es el que va directamente adelante.+ 22  Resultan frustrados los planes donde no hay habla confidencial,+ pero en la multitud de consejeros hay logro.+ 23  El hombre tiene regocijo en la respuesta de su boca,+ y una palabra a su tiempo apropiado, ¡oh, cuán buena es!+ 24  La senda de la vida es hacia arriba para uno que obra con perspicacia,+ para apartarse del Seol allá abajo.+ 25  La casa de los que a sí mismos se ensalzan será demolida por Jehová,+ pero él fijará el lindero de la viuda.+ 26  Los proyectos del malo son cosa detestable a Jehová,+ pero los dichos agradables son limpios.+ 27  El que saca ganancia injusta está acarreando extrañamiento a su propia casa,+ pero el que odia las dádivas es el que seguirá viviendo.+ 28  El corazón del justo medita* para responder,+ pero la boca de los inicuos hace salir burbujeando cosas malas.+ 29  Jehová está muy lejos de los inicuos,+ pero oye la oración de los justos.+ 30  El brillo de los ojos+ regocija el corazón;+ un informe+ que es bueno engorda los huesos.+ 31  El oído que escucha la censura+ de la vida se aloja precisamente en medio de los sabios.+ 32  Cualquiera que esquiva la disciplina+ rechaza su propia alma, pero el que escucha la censura adquiere corazón.*+ 33  El temor de Jehová es disciplina hacia la sabiduría,+ y antes de la gloria hay humildad.+

Notas

“En la(s) casa(s)”, TLXXSy; MVg: “La casa”.
“Y [el lugar de] la destrucción.” Heb.: wa·’avad·dóhn, “Abadón”. Véase Job 26:6, n.
O: “del hombre terrestre”. Heb.: ’a·dhám.
“Pero [...] bueno (alegre) de corazón.” Heb.: wetohv-lév.
O: “al que carece de buen motivo”. Heb.: la·jasar-lév.
O: “considera, murmurando”.
O: “adquiere buen motivo”. Heb.: qóh·neh lev.