Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

Proverbios 14:1-35

14  La mujer verdaderamente sabia ha edificado su casa,+ pero la tonta la demuele con sus propias manos.+  El que anda en su rectitud teme a Jehová,+ pero el que es torcido en sus caminos Lo desprecia.+  La vara de la altivez está en la boca del tonto,+ pero los mismísimos labios de los sabios los guardarán.+  Donde no hay ganado vacuno el pesebre está limpio, pero la cosecha es abundante debido al poder de un toro.  Un testigo fiel es uno que no miente,+ pero un testigo falso lanza simples mentiras.+  El burlador ha procurado hallar sabiduría, y no la hay; pero para el entendido el conocimiento es cosa fácil.+  Vete de enfrente del hombre estúpido,+ porque ciertamente no notarás los labios del conocimiento.+  La sabiduría del sagaz es entender su camino,+ pero la tontedad de los estúpidos es engaño.+  Tontos son los que hacen escarnio de la culpa,+ pero entre los rectos hay acuerdo.*+ 10  El corazón se da cuenta de la amargura del alma de uno,+ y en su regocijo no se entremete ningún extraño. 11  La casa de los inicuos será aniquilada,+ pero la tienda de los rectos florecerá.+ 12  Existe un camino que es recto ante el hombre,+ pero los caminos de la muerte son su fin después.+ 13  Aun en la risa el corazón puede estar con dolor;+ y es en desconsuelo en lo que termina el regocijo.+ 14  El que es de corazón sin fe se satisfará con los resultados de sus propios caminos;+ pero el hombre bueno, con los resultados de sus tratos.+ 15  Cualquiera que es inexperto pone fe en toda palabra,*+ pero el sagaz considera sus pasos.+ 16  El sabio teme y se aparta de lo malo,+ pero el estúpido se pone furioso y confiado en sí mismo.+ 17  El que es presto para la cólera comete tontedad,+ pero el hombre de capacidades de pensar es odiado.+ 18  Los inexpertos ciertamente tomarán posesión de la tontedad,+ pero los sagaces llevarán el conocimiento como prenda sobre la cabeza.+ 19  Los malos tendrán que inclinarse ante los buenos;+ y los inicuos, a las puertas del justo. 20  El que es de escasos recursos es objeto de odio hasta a su semejante,+ pero son muchos los amigos del rico.+ 21  El que desprecia a su propio semejante está pecando,+ pero feliz es el que está mostrando favor a los afligidos.+ 22  ¿Acaso los que idean la maldad no andarán errantes?+ Pero hay bondad amorosa* y apego a la verdad en cuanto a los que idean lo bueno.+ 23  Por toda clase de trabajo afanoso llega a haber una ventaja,+ pero meramente la palabra de los labios [tiende] a la carencia. 24  La corona de los sabios es su riqueza; la tontedad de los estúpidos es tontedad.+ 25  Un testigo verdadero* está librando almas,+ pero uno que es engañoso* lanza simples mentiras.+ 26  En el temor de Jehová hay fuerte confianza,+ y para sus hijos llegará a haber un refugio.+ 27  El temor de Jehová es un pozo de vida,+ para apartar de los lazos de la muerte.+ 28  En la multitud de pueblo está el adorno del rey,+ pero en la falta de población está la ruina del alto funcionario.+ 29  El que es tardo para la cólera abunda en discernimiento,+ pero el que es impaciente* está ensalzando la tontedad.+ 30  Un corazón calmado es la vida del organismo de carne,+ pero los celos son podredumbre a los huesos.+ 31  El que defrauda al de condición humilde ha vituperado a su Hacedor,+ pero el que muestra favor al pobre Lo glorifica.+ 32  A causa de su maldad, el inicuo será empujado abajo,+ pero el justo hallará refugio en su integridad.*+ 33  En el corazón del entendido descansa la sabiduría,+ y en medio de los estúpidos llega a ser conocida. 34  La justicia es lo que ensalza a una nación,+ pero el pecado es cosa afrentosa a los grupos nacionales.+ 35  El placer del rey está con el siervo que actúa con perspicacia,+ pero su furor llega a estar para con el que actúa vergonzosamente.+

Notas

O: “aprobación”.
O: “cosa”. Heb.: da·vár.
O: “amor leal”.
Lit.: “Un testigo de [la] verdad”. Heb.: ‛edh ’eméth.
Lit.: “un engaño”, es decir, un testigo de engaño. Heb.: mir·máh.
Lit.: “pero uno que es corto de espíritu”. Heb.: qetsar-rú·aj.
“Integridad”, por una leve corrección de M para concordar con LXXSy; M: “muerte”.