Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

Mateo 18:1-35

18  En aquella hora se acercaron los discípulos a Jesús y dijeron: “¿Quién, realmente, es mayor en el reino de los cielos?”.+  De modo que, llamando a sí a un niñito, lo puso en medio de ellos+  y dijo: “Verdaderamente les digo: A menos que ustedes se vuelvan y lleguen a ser como niñitos,+ de ninguna manera entrarán en el reino de los cielos.+  Por eso, cualquiera que se humille+ como este niñito, es el mayor en el reino de los cielos;+  y cualquiera que reciba a un niñito como este sobre la base de mi nombre, a mí [también] me recibe.+  Pero cualquiera que haga tropezar a uno de estos pequeños que ponen fe en mí, más provechoso le es que le cuelguen alrededor del cuello una piedra de molino+ como la que el asno hace girar y que lo hundan en alta mar.+  ”¡Ay del mundo, debido a los tropiezos! Pues, forzosamente tienen que venir los tropiezos,+ pero ¡ay del hombre por medio de quien viene el tropiezo!+  Por eso, si tu mano o tu pie te está haciendo tropezar, córtalo y échalo de ti;+ mejor te es entrar en la vida manco o cojo, que con dos manos o dos pies ser echado en el fuego eterno.+  También, si tu ojo te está haciendo tropezar, arráncalo y échalo de ti; mejor te es entrar en la vida con un solo ojo, que con dos ojos ser echado al Gehena* de fuego.+ 10  Miren que no desprecien a uno de estos pequeños; porque les digo que sus ángeles+ en el cielo siempre contemplan el rostro de mi Padre* que está en el cielo.+ 11 * —— 12  ”¿Qué les parece? Si cierto hombre llega a tener cien ovejas y una de ellas se descarría,+ ¿no dejará las noventa y nueve sobre las montañas y emprenderá una búsqueda por la que anda descarriada?+ 13  Y si sucede que la halla, de seguro les digo, se regocija más por ella que por las noventa y nueve que no se han descarriado.+ 14  Así mismo, no es cosa deseable a mi Padre que está en el cielo el que uno de estos pequeños perezca.+ 15  ”Además, si tu hermano comete un pecado, ve y pon al descubierto su falta* entre tú y él a solas.+ Si te escucha, has ganado a tu hermano.+ 16  Pero si no escucha, toma contigo a uno o dos más, para que por boca de dos o tres testigos se establezca* todo asunto.*+ 17  Si no les escucha* a ellos, habla a la congregación.* Si no escucha ni siquiera a la congregación, sea para ti exactamente como hombre de las naciones+ y como recaudador de impuestos.+ 18  ”En verdad les digo: Cualesquiera cosas que aten sobre la tierra serán cosas atadas* en el cielo, y cualesquiera cosas que desaten sobre la tierra serán cosas desatadas* en el cielo.+ 19  Otra vez les digo en verdad: Si dos de ustedes sobre la tierra convienen acerca de cualquier cosa de importancia que soliciten, se les efectuará debido a mi Padre en el cielo.+ 20  Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre,+ allí estoy yo en medio de ellos”.+ 21  Entonces se acercó Pedro y le dijo: “Señor, ¿cuántas veces ha de pecar contra mí mi hermano y he de perdonarle yo?+ ¿Hasta siete veces?”.+ 22  Jesús le dijo: “No te digo: Hasta siete veces, sino: Hasta setenta y siete veces.*+ 23  ”Por eso el reino de los cielos ha llegado a ser semejante a un hombre, un rey,+ que quiso ajustar cuentas+ con sus esclavos. 24  Cuando comenzó a ajustarlas, le fue traído un hombre que le debía diez mil talentos [=60.000.000 de denarios].* 25  Pero como no tenía con qué pagar[lo], su amo ordenó que fueran vendidos él y su esposa y sus hijos y todas las cosas que tenía, y que se hiciera el pago.+ 26  Por lo tanto, el esclavo cayó y se puso a rendirle homenaje, diciendo: ‘Ten paciencia conmigo y te lo pagaré todo’. 27  Enternecido por esto, el amo de aquel esclavo lo dejó ir libre+ y canceló su deuda.*+ 28  Pero aquel esclavo salió y encontró a uno de sus coesclavos que le debía cien denarios;*+ y, agarrándolo, lo ahogaba, diciendo: ‘Paga todo lo que debes’. 29  Con eso, su coesclavo cayó y se puso a suplicarle, diciendo: ‘Ten paciencia+ conmigo, y te lo pagaré’. 30  Sin embargo, él no quiso, sino que se fue e hizo que lo echaran en prisión hasta que pagara lo que se debía. 31  Por lo tanto, al ver sus coesclavos las cosas que habían sucedido, se contristaron mucho, y fueron y aclararon a su amo todo lo que había sucedido.+ 32  Entonces su amo mandó llamarlo y le dijo: ‘Esclavo inicuo, yo te cancelé toda aquella deuda,* cuando me suplicaste. 33  ¿No deberías tú, en cambio, haberle tenido misericordia+ a tu coesclavo, como yo también te tuve misericordia+ a ti?’. 34  Con eso, su amo, provocado a ira,+ lo entregó a los carceleros,* hasta que pagara todo lo que se debía. 35  Del mismo modo+ también tratará mi Padre celestial con ustedes si no perdonan de corazón cada uno a su hermano”.+

Notas

Véase Ap. 4C.
O: “siempre tienen acceso a mi Padre”.
אBSys omiten este v.; DWVgSyc,pArm: “Porque el Hijo del hombre vino a salvar lo que estaba perdido”. (Compárese con Lu 19:10.)
Lit.: “censúralo”.
Lit.: “subsista”.
O: “todo lo dicho”.
Lit.: “rehusara oír”.
O: “a la ecclesía (asamblea)”. Gr.: tei ek·kle·sí·ai; J17(heb.): ’el-haq·qa·hál.
O: “cosas ya atadas”, el participio pasivo perfecto.
O: “cosas ya desatadas”, el participio pasivo perfecto.
“Setenta y siete veces”, de acuerdo con Gé 4:24. Lit.: “setenta veces siete”.
Un talento de plata equivalía a 6.000 denarios. Véase Ap. 8A.
O: “le perdonó la deuda”.
Véase Ap. 8A.
O: “yo te perdoné toda aquella deuda”.
O: “a los atormentadores”. Gr.: tois ba·sa·ni·stáis; lat.: tor·tó·ri·bus.