Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

Lucas 8:1-56

8  Poco después iba viajando de ciudad en ciudad y de aldea en aldea, predicando* y declarando las buenas nuevas del reino de Dios.+ Y con él iban los doce,  y ciertas mujeres+ que habían sido curadas de espíritus inicuos y de enfermedades, María la llamada Magdalena, de quien habían salido siete demonios,+  y Juana+ la esposa de Cuza, el intendente de Herodes, y Susana y muchas otras mujeres, que les ministraban de sus bienes.  Ahora bien, cuando se hubo reunido una gran muchedumbre junto con los que acudían a él de ciudad tras ciudad, habló por medio de una ilustración:+  “Un sembrador salió a sembrar su semilla. Pues bien, al ir sembrando, parte de ella cayó a lo largo del camino y fue hollada, y las aves del cielo se la comieron.+  Otra parte cayó sobre la masa rocosa, y, después de brotar, se secó por no tener humedad.+  Otra parte cayó entre los espinos, y los espinos que crecieron con ella la ahogaron.+  Otra parte cayó sobre la tierra buena, y, después de brotar, produjo fruto de a ciento por uno”.+ Al decir estas cosas, procedió a clamar: “El que tiene oídos para escuchar, escuche”.+  Pero sus discípulos se pusieron a preguntarle qué pudiera significar esta ilustración.+ 10  Él dijo: “A ustedes se les concede entender los secretos sagrados del reino de Dios, pero para los demás está en ilustraciones,+ para que, aunque estén mirando, miren en vano y, aunque estén oyendo, no capten el significado.+ 11  Bueno, la ilustración+ significa esto: La semilla es la palabra de Dios.+ 12  Los de a lo largo del camino son los que han oído,+ entonces viene el Diablo+ y quita la palabra de su corazón para que no crean y sean salvos.+ 13  Los de sobre la masa rocosa son los que, cuando la oyen, reciben la palabra con gozo, pero estos no tienen raíz; creen por un tiempo, pero en tiempo de prueba se apartan.+ 14  En cuanto a lo que cayó sobre los espinos, estos son los que han oído, pero, por ser arrebatados por las inquietudes y las riquezas y los placeres+ de esta vida, son completamente ahogados y no llevan nada a perfección.+ 15  En cuanto a lo que está en la tierra excelente, estos son los que, después de oír la palabra con un corazón excelente y bueno,+ la retienen y llevan fruto con aguante.+ 16  ”Nadie, después de encender una lámpara, la cubre con una vasija o la pone debajo de la cama, sino que la pone en el candelero, para que los que entren vean la luz.+ 17  Porque nada hay escondido+ que no llegue a manifestarse, ni nada cuidadosamente ocultado que nunca llegue a saberse y nunca salga al descubierto.+ 18  Por lo tanto, presten atención a cómo escuchan; porque al que tiene, se le dará más,+ pero al que no tiene, aun lo que se imagina tener le será quitado”.+ 19  Entonces vinieron hacia él su madre y sus hermanos,+ pero no podían llegar a él a causa de la muchedumbre.+ 20  Sin embargo, se le informó: “Tu madre y tus hermanos están de pie fuera, y quieren verte”.+ 21  En respuesta, les dijo: “Mi madre y mis hermanos son estos que oyen la palabra de Dios y la hacen”.+ 22  En el transcurso de uno de los días, él y sus discípulos entraron en una barca, y él les dijo: “Pasemos al otro lado del lago”. De modo que se hicieron a la vela.+ 23  Pero, mientras navegaban, él se durmió. Ahora bien, una violenta tempestad de viento descendió sobre el lago, e iban llenándose de [agua] y estaban en peligro.+ 24  Por fin fueron a él y lo despertaron, diciendo: “¡Instructor, Instructor, estamos a punto de perecer!”.+ Despertándose, él reprendió+ al viento y al furor del agua, y estos se apaciguaron, y sobrevino una calma. 25  Entonces les dijo: “¿Dónde está su fe?”. Pero ellos, sobrecogidos de temor, se maravillaban, y se decían unos a otros: “¿Quién, realmente, es este, porque ordena hasta a los vientos y al agua, y le obedecen?”.+ 26  Y arribaron al país de los gerasenos,* que está en el lado opuesto a Galilea.+ 27  Pero al salir él a tierra se encontró con él cierto varón de la ciudad, [uno] que tenía demonios. Y hacía mucho tiempo que no se ponía ropa, y no se quedaba en casa, sino entre las tumbas.+ 28  Al ver a Jesús, dio un grito y cayó delante de él, y en voz fuerte dijo: “¿Qué tengo que ver contigo,*+ Jesús, Hijo del Dios Altísimo? Te ruego que no me atormentes”.+ 29  (Porque él había estado ordenando al espíritu inmundo que saliera del hombre. Pues hacía mucho tiempo que lo tenía firmemente asido,+ y repetidas veces lo sujetaban con cadenas y grilletes, custodiado, pero él reventaba las ataduras y era impelido por el demonio a los lugares solitarios.) 30  Jesús le preguntó: “¿Cuál es tu nombre?”. Él dijo: “Legión”, porque muchos demonios habían entrado en él.+ 31  Y le suplicaban+ que no les ordenara irse al abismo.*+ 32  Pues bien, había una piara de cerdos+ bastante numerosa paciendo allí en la montaña; de modo que le suplicaron que les permitiera entrar en ellos.+ Y les dio permiso. 33  Entonces los demonios salieron del hombre y entraron en los cerdos, y la piara se precipitó por el despeñadero en el lago, y se ahogó.+ 34  Pero al ver los porquerizos lo que había sucedido, huyeron y lo informaron a la ciudad y a la región rural.+ 35  Entonces salió la gente a ver lo que había sucedido, y vinieron a Jesús, y hallaron al hombre de quien habían salido los demonios, vestido y en su cabal juicio, sentado a los pies de Jesús; y se llenaron de temor.+ 36  Los que lo habían visto les informaron cómo se le había devuelto la salud* al endemoniado.+ 37  Entonces toda la multitud de la comarca de los gerasenos* le pidió que se fuera de ellos, porque estaban poseídos de gran temor.+ Entonces él subió a la barca y se apartó. 38  Sin embargo, el varón de quien habían salido los demonios le rogaba [que lo dejara] continuar con él; pero él despidió al hombre, diciendo:+ 39  “Vuélvete a tu casa, y sigue contando qué cosas ha hecho Dios por ti”.+ Por consiguiente, este se fue, proclamando por todas partes de la ciudad qué cosas había hecho Jesús por él.+ 40  Al volver Jesús, la muchedumbre lo recibió amablemente, porque todos estaban esperándolo.+ 41  Pero, ¡mira!, vino un varón, por nombre Jairo, y este varón era un presidente de la sinagoga. Y cayó a los pies de Jesús y se puso a suplicarle que entrara en su casa,+ 42  porque tenía una hija unigénita,* como de doce años, y esta se estaba muriendo.+ Mientras [Jesús] iba, las muchedumbres lo apretaban.+ 43  Y una mujer, que padecía flujo de sangre+ hacía doce años, y que no había podido conseguir que nadie la curara,+ 44  se acercó por detrás y le tocó el fleco*+ de la prenda de vestir exterior,+ y al instante el flujo de su sangre cesó.+ 45  De modo que Jesús dijo: “¿Quién es el que me ha tocado?”.+ Cuando todos lo negaban, Pedro dijo: “Instructor, las muchedumbres te cercan y te oprimen estrechamente”.+ 46  Sin embargo, Jesús dijo: “Alguien me ha tocado, porque percibí que ha salido poder+ de mí”.+ 47  Viendo que no había pasado inadvertida, la mujer vino temblando y cayó delante de él y reveló ante todo el pueblo por qué razón lo había tocado, y cómo había sido sanada al instante.+ 48  Pero él le dijo: “Hija, tu fe te ha devuelto la salud;*+ vete en paz”.+ 49  Mientras él todavía estaba hablando, vino cierto representante del presidente de la sinagoga, y dijo: “Ha muerto tu hija; no molestes ya al maestro”.+ 50  Al oír esto, Jesús le contestó: “No temas, solo muestra fe,+ y ella será salva”. 51  Cuando llegó a la casa, no dejó que nadie entrara con él sino Pedro y Juan y Santiago y el padre y la madre de la muchacha.+ 52  Pero toda la gente estaba llorando y golpeándose en desconsuelo por ella. De modo que él dijo: “Dejen de llorar,+ porque no murió, sino que duerme”.+ 53  Ante esto, empezaron a reírse de él desdeñosamente, porque sabían que ella había muerto.+ 54  Mas él la tomó de la mano y llamó, diciendo: “Muchacha, ¡levántate!”.*+ 55  Y el espíritu+ de ella* volvió, y ella se levantó+ al instante, y él ordenó que se le diera algo de comer.+ 56  Pues bien, sus padres quedaron fuera de sí; pero él les dio instrucciones de que no dijeran a nadie lo que había acontecido.+

Notas

O: “anunciando; pregonando”. Gr.: ke·rýs·son; lat.: praé·di·cans.
“Gerasenos”, P75BDItVg; א: “gergesenos”; ASyp,s: “gadarenos”.
Modismo; pregunta de repulsa que indica objeción. Véase Ap. 7B.
O: “a la profundidad”. Véase Ro 10:7.
O: “se había salvado”.
Véase v. 26, n.
O: “única”. Gr.: mo·no·gue·nés. Véase Jue 11:34, n: “Hija”.
O: “el borde; la borla”.
O: “te ha salvado”.
O: “¡despierta!”.
O: “el aliento (la fuerza vital) de ella”. Gr.: to pnéu·ma au·tés; J17,18,22(heb.): ru·jáh.