Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

Jueces 7:1-25

7  Entonces Jerubaal,+ es decir, Gedeón,+ y toda la gente que estaba con él, madrugaron y se pusieron a acampar junto al pozo de Harod;* y el campamento de Madián se hallaba al norte de él, junto a la colina de Moré, en la llanura baja.  Jehová ahora dijo a Gedeón: “La gente que está contigo es demasiada para que yo dé a Madián en su mano.+ Israel tal vez se gloriaría+ contra mí, y diría: ‘Mi mano fue la que me salvó’.+  Y ahora proclama, por favor, a oídos del pueblo, y di: ‘¿Quién hay que tema y tiemble? Que se retire’”.+ De modo que Gedeón los puso a prueba.* Con eso, veintidós mil de los del pueblo se retiraron, y hubo diez mil que quedaron.  Sin embargo, Jehová dijo a Gedeón: “Todavía hay demasiada gente.+ Hazlos bajar al agua para ponértelos a prueba allí. Y tiene que suceder que del que yo te diga: ‘Este irá contigo’, él es uno que irá contigo, pero todo aquel de quien te diga: ‘Este no te acompañará’, él es uno que no irá”.  De modo que él hizo que la gente bajara al agua.+ Entonces Jehová dijo a Gedeón: “A todo el que lama un poco del agua con la lengua tal como lame el perro, lo pondrás aparte, también a todo el que se doble sobre las rodillas para beber”.+  Y el número de los que lamieron con la mano a la boca resultó ser trescientos hombres. En cuanto a toda la demás gente, se dobló sobre las rodillas para beber agua.  Jehová ahora dijo a Gedeón: “Por los trescientos hombres que lamieron [el agua] los salvaré, y daré a Madián en tu mano.+ En cuanto a toda la otra gente, que se vaya cada uno a su lugar”.  De modo que tomaron en la mano las provisiones de la gente,* y sus cuernos,+ y a todos los hombres de Israel los envió, cada cual a su hogar;* y retuvo a los trescientos hombres. En cuanto al campamento de Madián, este se hallaba más abajo de él, en la llanura baja.+  Y durante aquella noche+ aconteció que Jehová procedió a decirle: “Levántate, desciende sobre el campamento, porque lo he dado en tu mano.+ 10  Pero si temes descender, desciende con Purá tu servidor,* al campamento.+ 11  Y tienes que escuchar lo que hablarán,+ y después tus manos ciertamente se pondrán fuertes,+ y de seguro descenderás sobre el campamento”. Con eso, él y Purá su servidor fueron bajando hasta el borde de los que, en orden de batalla, se hallaban en el campamento. 12  Ahora bien, Madián y Amaleq y todos los orientales+ se hallaban echados en la llanura baja, tan numerosos como las langostas;+ y sus camellos+ eran sin número, tan numerosos como los granos de arena que están en la orilla del mar. 13  Ahora llegó Gedeón, y, ¡mire!, un hombre estaba contando un sueño a su compañero, y pasó a decir: “Aquí está un sueño que he soñado.+ Y, ¡mira!, había una torta redonda de pan de cebada que entraba dando vuelta tras vuelta en el campamento de Madián. Entonces llegó a una tienda y le dio de modo que esta cayó,+ y fue volcándola de arriba abajo, y la tienda cayó a plomo”. 14  Ante esto, su compañero contestó+ y dijo: “Esta no es otra cosa sino la espada de Gedeón+ hijo de Joás, un hombre de Israel. El Dios [verdadero]+ ha dado en su mano a Madián y todo el campamento”.+ 15  Y aconteció que, en cuanto Gedeón oyó el relato del sueño y su explicación,+ empezó a adorar.*+ Después de eso volvió al campamento de Israel y dijo: “Levántense,+ porque Jehová ha dado el campamento de Madián en mano de ustedes”. 16  Entonces dividió a los trescientos hombres en tres partidas, y puso cuernos+ en las manos de todos ellos, y jarrones vacíos, y antorchas dentro de los jarrones. 17  Y pasó a decirles: “Deben aprender al observarme,* y así es como deben hacer ustedes. Y cuando yo llegue al borde del campamento, entonces tiene que suceder que tal como yo haga, así harán ustedes. 18  Cuando yo haya tocado el cuerno, yo y todos los que están conmigo, entonces ustedes tienen que tocar los cuernos, ustedes también, alrededor de todo el campamento,+ y tienen que decir: ‘¡De Jehová+ y de Gedeón!’”. 19  Con el tiempo Gedeón llegó con los cien hombres que estaban con él al borde del campamento cuando comenzaba la vigilia intermedia de la noche.+ Justamente se había acabado de apostar a los centinelas. Y ellos procedieron a tocar los cuernos,+ y hubo un romper violento de los jarrones para agua que llevaban en las manos.+ 20  En esto, las tres partidas tocaron los cuernos+ e hicieron añicos los jarrones y asieron de nuevo las antorchas con la mano izquierda, y con la mano derecha los cuernos para tocarlos, y empezaron a gritar: “¡La espada de Jehová+ y de Gedeón!”. 21  Todo este tiempo se quedaron de pie, cada uno en su lugar todo en derredor del campamento, y el campamento entero echó a correr y rompió a gritar y se fue huyendo.+ 22  Y los trescientos+ continuaron tocando los cuernos,+ y Jehová procedió a poner la espada de cada uno contra el otro en todo el campamento;+ y el campamento siguió huyendo hasta Bet-sitá, adelante a Zererá,* hasta las afueras de Abel-meholá,+ junto a Tabat. 23  Entretanto, los hombres de Israel fueron convocados de Neftalí+ y Aser+ y todo Manasés,+ y se pusieron a correr+ tras de Madián. 24  Y Gedeón envió mensajeros por toda la región montañosa de Efraín,+ y dijo: “Bajen al encuentro de Madián y tomen antes que ellos las aguas hasta Bet-bará y el Jordán”. De modo que todos los hombres de Efraín fueron convocados, y lograron tomar las aguas+ hasta Bet-bará y el Jordán. 25  También lograron capturar a los dos príncipes de Madián, a saber, Oreb y Zeeb;+ y procedieron a matar a Oreb en la roca de Oreb,+ y mataron a Zeeb en la tina de lagar de Zeeb. Y continuaron persiguiendo a Madián,+ y trajeron la cabeza de Oreb y la de Zeeb a Gedeón, en la región del Jordán.*+

Notas

Que significa: “Temblor”.
“De modo que Gedeón los puso a prueba”, por una corrección; M: “y que parta temprano del monte Galaad”. Algunos dicen “Guilboa” en vez de “Galaad”.
Posiblemente: “De modo que tomó de las manos del pueblo los jarrones de agua”.
Lit.: “tiendas”.
O: “joven; mozo; muchacho”.
O: “a inclinarse (postrarse)”.
Lit.: “De mí deben ver”.
Posiblemente la misma que “Zaretán” en 1Re 4:12; “Zeredá”, en 20 mss heb.
O: “en la zona fronteriza del Jordán”; o: “en la tierra del Jordán”.