Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

Jueces 18:1-31

18  En aquellos días no había rey en Israel.+ Y en aquellos días la tribu de los danitas+ andaba buscándose una herencia para morar allí; porque hasta aquel día no les había caído herencia en medio de las tribus de Israel.+  Andando el tiempo, los hijos de Dan enviaron cinco hombres de su familia, hombres de entre ellos, hombres que eran individuos valientes, de Zorá+ y Estaol,+ para espiar+ la tierra y para explorarla. De modo que les dijeron: “Vayan, exploren la tierra”. Con el tiempo ellos entraron en la región montañosa de Efraín,+ hasta la casa de Miqueas,+ y consiguieron pasar la noche allí.  Mientras estaban cerca de la casa de Miqueas, reconocieron la voz del joven, el levita, de modo que se desviaron hacia allá. Y procedieron a decirle: “¿Quién te trajo acá?, ¿y qué estás haciendo en este lugar?, ¿y qué interés tienes tú aquí?”.  A su vez, él les dijo: “De tal y tal modo hizo Miqueas por mí para alquilarme,+ y para que yo le sirviera de sacerdote”.+  Entonces le dijeron ellos: “Inquiere+ de Dios,+ por favor, para que sepamos si tendrá éxito nuestro camino por el cual estamos yendo”.  De modo que el sacerdote les dijo: “Vayan en paz. Delante de Jehová está su camino en que van”.  Por consiguiente, los cinco hombres siguieron adelante y llegaron a Lais+ y vieron que la gente que estaba en ella moraba confiada en sí misma conforme a la costumbre de los sidonios, tranquila y sin recelo,+ y no había ningún conquistador opresivo* que anduviera molestando cosa alguna en el país, mientras ellos se hallaban muy lejos de los sidonios+ y no tenían nada que ver con la humanidad.*  Por fin llegaron a sus hermanos en Zorá+ y Estaol,+ y sus hermanos empezaron a decirles: “¿Cómo les fue?”.  Ante esto, dijeron ellos: “Levántense, sí, y subamos contra ellos; porque hemos visto el país, y, ¡miren!, es muy bueno.+ Y ustedes titubean. No sean perezosos acerca de andar para entrar y tomar posesión del país.+ 10  Cuando entren, llegarán a un pueblo que no tiene recelo,+ y el país es bastante ancho;* pues Dios* lo ha dado en mano de ustedes,+ un lugar donde no falta ninguna clase de cosa que haya en la tierra”.+ 11  Entonces seiscientos hombres ceñidos con armas de guerra, de la familia de los danitas,+ partieron de allí, es decir, de Zorá y Estaol.+ 12  Y procedieron a subir y a acampar en Quiryat-jearim,+ en Judá. Por eso han llamado a aquel lugar Mahané-dan*+ hasta el día de hoy. ¡Mire! Está al oeste* de Quiryat-jearim. 13  Después de eso siguieron pasando de allí a la región montañosa de Efraín y llegaron hasta la casa de Miqueas.+ 14  Entonces los cinco hombres que habían ido a espiar+ la tierra de Lais+ respondieron y dijeron a sus hermanos: “¿Sabían ustedes que en estas casas hay un efod y terafim+ y una imagen tallada+ y una estatua fundida?+ Y ahora tengan presente lo que deben hacer”.+ 15  Así que se desviaron hacia allá y llegaron a la casa del joven, el levita,+ a la casa de Miqueas, y empezaron a preguntar cómo le iba.+ 16  Entretanto, los seiscientos hombres ceñidos con sus armas de guerra,+ que eran de los hijos de Dan,+ estaban parados a la entrada de la puerta. 17  Los cinco hombres que habían ido a espiar el país+ ahora subieron, para entrar allí a fin de tomar* la imagen tallada+ y el efod+ y los terafim+ y la imagen fundida.+ (Y el sacerdote+ estaba parado a la entrada de la puerta con los seiscientos hombres ceñidos con armas de guerra.)* 18  Y estos entraron en la casa de Miqueas y procedieron a tomar la imagen tallada, el efod y los terafim y la imagen fundida.+ Ante esto, el sacerdote+ les dijo: “¿Qué están haciendo?”. 19  Pero ellos le dijeron: “Calla. Ponte la mano sobre la boca, y ven con nosotros y llega a ser padre+ y sacerdote+ para nosotros. ¿Qué es mejor, que continúes de sacerdote para la casa de un solo+ hombre, o que llegues a ser sacerdote para una tribu y familia en Israel?”.+ 20  Con esto, el corazón del sacerdote se complació,+ y ahora tomó el efod y los terafim y la imagen tallada+ y entró en medio de la gente. 21  Entonces ellos dieron la vuelta y procedieron a irse y pusieron a los pequeñuelos y el ganado y las cosas de valor delante de sí.+ 22  Ellos mismos se habían alejado cierta distancia de la casa de Miqueas cuando los hombres que estaban en las casas cercanas a la casa de Miqueas+ fueron convocados, y estos trataron de alcanzar a los hijos de Dan. 23  Cuando siguieron dando voces a los hijos de Dan, entonces ellos volvieron los rostros y dijeron a Miqueas: “¿Qué te pasa+ que se te ha convocado?”. 24  De modo que él dijo: “Mis dioses+ que yo hice,+ ustedes los han tomado, al sacerdote+ también, y ustedes se van, ¿y qué me queda ya?+ ¿Cómo, pues, pueden decirme: ‘¿Qué te pasa?’”? 25  Ante esto, los hijos de Dan le dijeron: “No dejes que tu voz se oiga cerca de nosotros, por temor de que hombres amargados de alma+ los acometan a ustedes, y tengas que pagar con la pérdida de tu propia alma* y el alma de tu casa”. 26  Y los hijos de Dan siguieron yendo por su camino; y Miqueas llegó a ver que eran más fuertes que él,+ así que dio la vuelta y regresó a su casa. 27  En cuanto a ellos, tomaron lo que Miqueas había hecho, y al sacerdote+ que había llegado a ser de él, y siguieron marchando hacia Lais,+ contra un pueblo tranquilo y sin recelo.+ Y procedieron a herirlos a filo de espada,+ y quemaron con fuego la ciudad.+ 28  Y no hubo libertador, porque estaba lejos de Sidón,+ y ellos no tenían nada que ver en absoluto con la humanidad; y estaba en la llanura baja que pertenecía a Bet-rehob.+ Entonces ellos edificaron la ciudad y se pusieron a morar en ella.+ 29  Además, llamaron la ciudad por nombre Dan, según el nombre de su padre, Dan,+ que le había nacido a Israel.+ No obstante, Lais era el nombre de la ciudad al principio.+ 30  Después de aquello los hijos de Dan pusieron de pie para sí la imagen tallada;+ y Jonatán*+ hijo de Guersom,+ hijo de Moisés,* él y sus hijos llegaron a ser sacerdotes para la tribu de los danitas hasta el día en que el país* fue llevado al destierro.+ 31  Y ellos mantuvieron erigida para sí la imagen tallada de Miqueas, que él había hecho, todos los días que la casa+ del Dios [verdadero] continuó en Siló.+

Notas

O: “desposeedor opresivo”. Lit.: “desposeedor (ocupador) de opresión”. Véase VT, vol. II, 1952, pp. 67-69.
“Con Siria”, LXXASymSyHexapla.
Lit.: “ancho en ambos lados”, es decir, espacioso.
“Dios”, MLXXSy; TVg: “Jehová”.
Que significa: “Campamento de Dan”.
Lit.: “hacia atrás”, es decir, cuando uno mira al este.
Lit.: “subieron, entraron allí, tomaron”.
O: “y la imagen fundida y el sacerdote, mientras los seiscientos hombres ceñidos con armas de guerra estaban parados a la entrada de la puerta”.
“Tu propia alma (vida).” Heb.: naf·schekjá; LXXA(gr.): psy·kjén sou; sir.: naf·schakj.
Lit.: “Jehonatán”, que significa: “Jehová Dio”.
“Moisés”, LXXAVg; MLXXBSy: “Manasés”. Por respeto a Moisés, los escribas insertaron suspendida la letra heb. Nun, “n”, en el nombre original en M, haciendo que diga “Manasés”.
“El país.” Heb.: ha·’á·rets. Algunos afirman que aquí debe decir “arca” (ארון, ’aróhn) en vez de “país” (ארץ, ’á·rets), y se refieren a 1Sa 4:3–7:2.