Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

Jueces 11:1-40

11  Ahora bien, Jefté+ el galaadita+ se había hecho hombre poderoso y valiente,+ y era hijo de una prostituta,+ y Galaad había llegado a ser padre de Jefté.  Y la esposa de Galaad siguió dándole hijos. Cuando los hijos de la esposa se desarrollaron, procedieron a expulsar a Jefté y a decirle: “No debes tener herencia en la casa de nuestro padre,+ porque eres hijo de otra mujer”.  De modo que Jefté huyó a causa de sus hermanos y se puso a morar en la tierra de Tob.+ Y siguieron juntándose a Jefté hombres ociosos, y salían con él.+  Y después de una temporada aconteció que los hijos de Ammón empezaron a pelear contra Israel.+  Y aconteció que cuando los hijos de Ammón efectivamente pelearon contra Israel,+ los ancianos de Galaad fueron inmediatamente a sacar a Jefté de la tierra de Tob.+  Entonces dijeron a Jefté: “Ven, sí, y sirve como comandante nuestro, y peleemos contra los hijos de Ammón”.  Pero Jefté dijo a los ancianos+ de Galaad: “¿No fueron ustedes los que me odiaron, de modo que me expulsaron de la casa de mi padre?+ ¿Y por qué han venido a mí ahora justamente cuando están en angustia?”.+  Ante esto, los ancianos de Galaad dijeron a Jefté: “Por eso ahora nos hemos vuelto+ a ti, y tienes que ir con nosotros y pelear contra los hijos de Ammón, y tienes que llegar a ser para nosotros cabeza de todos los habitantes de Galaad”.+  De modo que Jefté dijo a los ancianos de Galaad: “Si me están llevando de vuelta para pelear contra los hijos de Ammón, y Jehová de veras los abandona+ en mi mano, ¡yo, por mi parte, llegaré a ser cabeza de ustedes!”. 10  A su vez, los ancianos de Galaad dijeron a Jefté: “Resulte Jehová ser el oidor entre nosotros+ si la manera en que lo hiciéramos no fuera conforme a tu palabra”.+ 11  En consecuencia, Jefté fue con los ancianos de Galaad, y el pueblo lo puso sobre sí como cabeza y comandante.+ Y Jefté procedió a hablar todas sus palabras delante de Jehová+ en Mizpá.+ 12  Entonces Jefté envió mensajeros al rey de los hijos de Ammón,+ y dijo: “¿Qué tengo que ver contigo,*+ para que hayas venido contra mí para pelear en mi tierra?”. 13  De modo que el rey de los hijos de Ammón dijo a los mensajeros de Jefté: “Se debe a que Israel tomó mi tierra cuando subió de Egipto,+ desde el Arnón+ hasta el Jaboq y hasta el Jordán.+ Y ahora, en efecto, devuélvela pacíficamente”. 14  Pero Jefté volvió a enviar mensajeros al rey de los hijos de Ammón 15  y le dijo:“Esto es lo que ha dicho Jefté: ‘Israel no tomó la tierra de Moab+ ni la tierra de los hijos de Ammón.+ 16  Porque cuando subió de Egipto, Israel fue andando por el desierto hasta el mar Rojo+ y logró llegar a Qadés.+ 17  Entonces Israel envió mensajeros al rey de Edom,+ diciendo: “Déjame pasar, por favor, por tu tierra”, y el rey de Edom no escuchó. Y también al rey de Moab+ envió, y él no consintió. E Israel continuó morando en Qadés.+ 18  Cuando siguieron andando por el desierto, dieron la vuelta a la tierra de Edom+ y a la tierra de Moab de modo que marcharon en dirección al nacimiento del sol, en lo que toca a la tierra de Moab,*+ y se pusieron a acampar en la región de Arnón; y no pasaron dentro del límite de Moab,+ porque Arnón era el límite de Moab.+ 19  ”’Después de eso Israel envió mensajeros a Sehón el rey de los amorreos, el rey de Hesbón,+ y le dijo Israel: “Déjanos pasar, por favor, por tu tierra a mi propio lugar”.+ 20  Y Sehón no se sintió seguro acerca de que Israel cruzara por su territorio, y Sehón se puso a reunir a todo su pueblo y a acampar en Jáhaz+ y a pelear contra Israel.+ 21  Ante esto, Jehová el Dios de Israel dio a Sehón y todo su pueblo en mano de Israel, de manera que ellos los hirieron, e Israel tomó posesión de toda la tierra de los amorreos que habitaban aquella tierra.+ 22  Así tomaron posesión de todo el territorio de los amorreos desde el Arnón hasta el Jaboq y desde el desierto hasta el Jordán.+ 23  ”’Y ahora Jehová el Dios de Israel fue quien desposeyó a los amorreos de delante de su pueblo Israel,+ y tú, por tu parte, quisieras desposeerlos.* 24  ¿Acaso no es a cualquiera a quien Kemós+ tu dios* te hace desposeer que tú desposees?* Y todo aquel a quien Jehová nuestro Dios ha desposeído de delante de nosotros es al que nosotros desposeeremos.*+ 25  Y ahora, ¿eres tú mejor de manera alguna que Balac hijo de Zipor, el rey de Moab?+ ¿Contendió él alguna vez con Israel, o peleó alguna vez contra ellos? 26  Mientras Israel estaba morando en Hesbón y sus pueblos dependientes,+ y en Aroer+ y sus pueblos dependientes, y en todas las ciudades que están junto a las márgenes del Arnón por trescientos años, ¿por qué, pues, nunca los arrebataste durante aquel tiempo?+ 27  En cuanto a mí, yo no he pecado contra ti, pero tú estás tratando mal conmigo al pelear contra mí. Que Jehová el Juez+ juzgue hoy entre los hijos de Israel y los hijos de Ammón’”. 28  Y el rey de los hijos de Ammón no escuchó las palabras de Jefté que este le había enviado.+ 29  El espíritu de Jehová ahora vino sobre Jefté,+ y él procedió a pasar por Galaad y Manasés, y a pasar por Mizpé de Galaad,+ y desde Mizpé de Galaad pasó adelante a donde los hijos de Ammón. 30  Entonces Jefté hizo un voto+ a Jehová y dijo: “Si tú sin falta das a los hijos de Ammón en mi mano, 31  entonces tiene que suceder que el que venga saliendo, que salga de las puertas de mi casa a mi encuentro cuando yo vuelva en paz+ de los hijos de Ammón, tiene que llegar a ser entonces de Jehová,+ y tengo que ofrecer a ese como ofrenda quemada”.+ 32  De modo que Jefté pasó adelante a donde los hijos de Ammón para pelear contra ellos, y Jehová procedió a darlos en su mano. 33  Y fue hiriéndolos desde Aroer por todo el camino hasta Minit+ —veinte ciudades— y hasta Abel-keramim con una matanza sumamente grande. Así fueron sojuzgados los hijos de Ammón delante de los hijos de Israel. 34  Por fin Jefté vino a Mizpá,+ a su casa, y, ¡mire!, ¡su hija salía a su encuentro con toque de panderetas y baile!*+ Ahora bien, ella era absolutamente la única hija.* Además de ella, él no tenía ni hijo ni hija. 35  Y aconteció que, cuando él alcanzó a verla, empezó a rasgar sus prendas de vestir+ y a decir: “¡Ay, hija mía! Realmente has hecho que me doble, y tú misma has llegado a ser la que yo estuve obligando a extrañamiento. Y yo... yo he abierto mi boca a Jehová, y no puedo volverme atrás”.+ 36  Pero ella le dijo: “Padre mío, si has abierto tu boca a Jehová, haz conmigo conforme a lo que ha salido de tu boca,+ puesto que Jehová ha ejecutado para ti actos de venganza sobre tus enemigos, los hijos de Ammón”. 37  Y pasó a decir a su padre: “Que se me haga esta cosa: Déjame por dos meses, y deja que me vaya, y ciertamente descenderé sobre las montañas, y déjame llorar mi virginidad,+ yo y mis compañeras”. 38  Ante esto, él dijo: “¡Ve!”. De modo que la envió por dos meses; y ella siguió yendo, ella con sus compañeras, y llorando su virginidad sobre las montañas. 39  Y al cabo de dos meses aconteció que vino de regreso a su padre, después de lo cual él llevó a cabo su voto que había hecho tocante a ella.+ En cuanto a ella, nunca tuvo relaciones [sexuales] con ningún hombre. Y vino a ser disposición reglamentaria en Israel: 40  De año en año las hijas de Israel iban a dar encomio a* la hija de Jefté el galaadita, cuatro días en el año.+

Notas

Lit.: “¿Qué [hay] para mí y para ti?”. Modismo heb.; pregunta de repulsa que indica objeción. Véase Ap. 7B.
O: “fueron al este de la tierra de Moab”.
“Heredarlos”, LXX; Vg: “tomar posesión de su tierra”.
“Tu dios.” Heb.: ’elo·héi·kja; gr.: the·ós; lat.: dé·us; LXXVg entendieron que ’elo·héi·kja (de ’elo·hím) estaba en pl. para denotar excelencia, y por eso lo vertieron en sing.
“Heredas”, LXX; Vg: “se [te] deberá por derecho”.
“Heredaremos”, LXX; Vg: “caerá en posesión nuestra”.
Lit.: “con panderetas y danzas”.
“Ahora bien, ella era absolutamente la única hija.” Lit.: “Y solo ella, ella sola”. Heb.: weráq hi’ yeji·dháh; LXX(gr.: mo·no·gue·nés)Vg(lat.: u·ni·gé·ni·ta): “unigénita”. Compárese con Gé 22:2. Véase Lu 8:42, n.
“A llorar”, LXX; por una corrección de M: “iban a responder (a conversar con)”. Véase 5:11, donde se usa el mismo verbo heb., ta·náh, “relatar”.