Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

Juan 13:1-38

13  Ahora bien, puesto que antes de la fiesta de la pascua sabía que había llegado su hora+ para irse de este mundo al Padre,+ Jesús, habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo,+ los amó hasta el fin.  Así que, mientras estaba en progreso* la cena, como el Diablo ya había metido en el corazón de Judas Iscariote,+ hijo de Simón, que lo traicionara,+  [Jesús,] sabiendo que el Padre había dado en [sus] manos todas las cosas,+ y que de Dios había venido y a Dios iba,+  se levantó de la cena y puso a un lado sus prendas de vestir exteriores. Y, tomando una toalla, se ciñó.+  Después de aquello echó agua en una palangana y comenzó a lavar los pies+ de los discípulos y a secarlos con la toalla con que estaba ceñido.  Y vino, pues, a Simón Pedro. Él le dijo: “Señor,* ¿tú me lavas los pies?”.+  En respuesta, Jesús le dijo: “Lo que yo hago, tú no lo entiendes ahora, pero lo entenderás después de estas cosas”.+  Pedro le dijo: “Tú ciertamente no me lavarás los pies nunca”. Jesús le contestó: “A menos que te lave,+ no tienes parte conmigo”.  Le dijo Simón Pedro: “Señor, no los pies solamente, sino también las manos y la cabeza”. 10  Jesús le dijo: “El que se ha bañado+ no necesita lavarse más que los pies, sino que está todo limpio. Y ustedes están limpios, pero no todos”. 11  Conocía, en efecto, al hombre que lo traicionaba.+ Por esto dijo: “No todos ustedes están limpios”. 12  Ahora bien, cuando les hubo lavado los pies y se hubo puesto sus prendas de vestir exteriores y recostado de nuevo a la mesa, les dijo: “¿Saben lo que les he hecho? 13  Ustedes me llaman: ‘Maestro’,+ y, ‘Señor’,+ y hablan correctamente, porque lo soy.+ 14  Por eso, si yo, aunque soy Señor y Maestro, les he lavado los pies a ustedes,+ ustedes también deben lavarse los pies unos a otros.+ 15  Porque yo les he puesto el modelo, que, así como yo hice con ustedes, ustedes también deben hacerlo.+ 16  Muy verdaderamente les digo: El esclavo no es mayor que su amo, ni es el enviado* mayor que el que lo envió.+ 17  Si saben estas cosas, felices son si las hacen.+ 18  No hablo de todos ustedes; yo conozco a los que he escogido.+ Mas es para que se cumpla la Escritura:+ ‘El que comía de mi pan ha alzado contra mí su talón’.+ 19  Desde este momento en adelante se lo digo a ustedes antes que suceda,+ para que cuando suceda ustedes crean que soy yo. 20  Muy verdaderamente les digo: El que recibe a cualquiera a quien yo envío me recibe a mí [también].+ A su vez, el que me recibe a mí recibe [también] al que me envió”.+ 21  Después de decir estas cosas, Jesús se perturbó en espíritu, y dio testimonio y dijo: “Muy verdaderamente les digo: Uno de ustedes me traicionará”.+ 22  Los discípulos empezaron a mirarse unos a otros, perplejos por no saber de quién [lo] decía.+ 23  Ante el seno de Jesús estaba reclinado uno de sus discípulos, y Jesús lo amaba.*+ 24  Por lo tanto, Simón Pedro le hizo seña con la cabeza a este y le dijo: “Di quién es de quien [lo] dice”. 25  De modo que este se recostó sobre el pecho de Jesús y le dijo: “Señor, ¿quién es?”.+ 26  Por tanto Jesús contestó: “Es aquel a quien daré el bocado que mojo”.+ Y así que, habiendo mojado el bocado, lo tomó y se lo dio a Judas, hijo de Simón Iscariote. 27  Y después del bocado, entonces Satanás entró en este.+ Jesús, por lo tanto, le dijo: “Lo que haces, hazlo más pronto”. 28  Sin embargo, ninguno de los que estaban reclinados a la mesa sabía con qué propósito le había dicho esto. 29  Algunos, de hecho, se imaginaban que, como Judas tenía la caja del dinero,+ Jesús le decía: “Compra las cosas que necesitamos para la fiesta”, o que diera algo a los pobres.+ 30  De manera que, después de recibir el bocado, salió inmediatamente. Y era de noche.+ 31  Entonces, cuando aquel hubo salido, Jesús dijo: “Ahora es glorificado el Hijo del hombre,+ y Dios es glorificado respecto a él.* 32  Y Dios mismo lo glorificará,+ y él lo glorificará inmediatamente. 33  Hijitos,+ estoy con ustedes un poco de tiempo más. Me buscarán ustedes; y así como dije a los judíos: ‘A donde yo voy ustedes no pueden venir’,+ también se lo digo a ustedes ahora. 34  Les doy un nuevo mandamiento: que se amen unos a otros; así como yo los he amado,+ que ustedes también se amen los unos a los otros.+ 35  En esto todos conocerán que ustedes son mis discípulos, si tienen amor entre sí”.+ 36  Simón Pedro le dijo: “Señor, ¿adónde vas?”. Jesús contestó: “A donde yo voy no puedes seguirme ahora, pero seguirás después”.+ 37  Pedro le dijo: “Señor, ¿por qué no puedo seguirte ahora? Entregaré mi alma a favor de ti”.+ 38  Jesús contestó: “¿Entregarás tu alma* a favor de mí? Muy verdaderamente te digo: No cantará el gallo de ninguna manera hasta que me hayas repudiado tres veces”.+

Notas

O: “se estaba preparando”.
O: “Amo”.
“El enviado.” O: “un apóstol (enviado)”. Gr.: a·pó·sto·los; lat.: a·pó·sto·lus.
O: “prefería”.
O: “por medio de él”.
O: “vida”. Gr.: psy·kjén; lat.: á·ni·mam; J17,18,22(heb.): naf·schekjá (de né·fesch).