Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

Job 42:1-17

42  Y Job procedió a responder a Jehová y decir:   “He llegado a saber que tú todo lo puedes,+ y no hay idea que te sea irrealizable.+   ‘¿Quién es este que está oscureciendo el consejo sin conocimiento?’+ Por eso hablé, pero no entendía cosas demasiado maravillosas para mí, las cuales no conozco.+   ‘Oye, por favor, y yo mismo hablaré. Yo te interrogaré, y tú dame informe.’+   De oídas* he sabido de ti, pero ahora mi propio ojo de veras te ve.   Por eso me retracto, y de veras me arrepiento*+ en polvo y ceniza”.  Y aconteció que, después que Jehová hubo hablado estas palabras a Job, Jehová procedió a decir a Elifaz el temanita: “Mi cólera se ha enardecido contra ti y tus dos compañeros,+ porque ustedes no han hablado acerca de mí lo que es verídico,+ como mi siervo Job.  Y ahora tomen para ustedes siete toros y siete carneros,+ y vayan a mi siervo Job,+ y tienen que ofrecer un sacrificio quemado a favor de ustedes; y Job mismo, mi siervo, orará por ustedes.+ Solo el rostro de él aceptaré para no cometer locura deshonrosa contra ustedes, porque ustedes no han hablado acerca de mí lo que es verídico, como mi siervo Job”.+  Por consiguiente, Elifaz el temanita y Bildad el suhita [y] Zofar el naamatita fueron, e hicieron tal como Jehová les había hablado; así que Jehová aceptó el rostro de Job. 10  Y Jehová mismo volvió atrás la condición de cautiverio de Job+ cuando este oró a favor de sus compañeros,+ y Jehová empezó a dar, además, todo lo que había sido de Job, en cantidad doble.+ 11  Y siguieron viniendo a él todos sus hermanos y todas sus hermanas y todos los que antes lo habían conocido,+ y empezaron a comer pan con él en su casa y a condolerse de él+ y a consolarlo por toda la calamidad que Jehová había dejado venir sobre él; y procedieron a darle, cada cual, una pieza de moneda* y, cada cual, un anillo de oro. 12  En cuanto a Jehová, él bendijo+ el fin de Job después más que su principio,+ de modo que este llegó a tener catorce mil ovejas* y seis mil camellos y mil yuntas de reses vacunas y mil asnas. 13  También llegó a tener siete hijos y tres hijas.+ 14  Y se puso a llamar a la primera por nombre Jemimá y a la segunda por nombre Quesías y a la tercera por nombre Querén-hapuc. 15  Y no se hallaron mujeres tan bellas como las hijas de Job en todo el país, y su padre procedió a darles herencia entre sus hermanos.+ 16  Y después de esto Job continuó viviendo ciento cuarenta años,*+ y llegó a ver a sus hijos y sus nietos+... cuatro generaciones. 17  Y gradualmente murió Job, viejo y satisfecho de días.*+

Notas

O: “En un informe al oído”.
O: “de veras me pesa”.
Lit.: “darle [...] un qesitah”. Unidad monetaria de valor desconocido.
Véase 1:3, n: “Ovejas”.
“Pero Job vivió después de la plaga ciento setenta años; todos los [años] que vivió fueron doscientos cuarenta y ocho [LXXא,B omiten: “y ocho”] años”, LXX.
LXX añade: “Y se ha escrito que él se levantará de nuevo con aquellos a quienes Jehová levante. De este [hombre] se dice, en el libro siríaco, que residía en la tierra de Ausitis [Uz], en los límites de Idumea y Arabia. Y anteriormente su nombre era Jobab. Después de tomar una esposa árabe, llegó a ser padre de un hijo cuyo nombre fue Enón. Pero él mismo era hijo de su padre Zaré, un hijo de los hijos de Esaú, pero [era hijo] de su madre Bosorra, de modo que era el quinto [en línea] desde Abrahán. Y estos son los reyes que reinaron en Edom, país del cual él también fue gobernante: primero, Balac, hijo de Beor, y el nombre de su ciudad fue Denaba; pero después de Balac, Jobab, al que se llamaba Job; pero después de este, Asom, quien sucedió que fue gobernador procedente del país de Taimanitis; pero después de este, Adad, hijo de Barad, quien cortó a Madián en la llanura de Moab, y el nombre de su ciudad fue Guetaim. Pero los amigos que se dirigieron a él [fueron] Elifaz, de los hijos de Esaú, rey de los taimanitas; Bildad el gobernante absoluto de los saukeos; Zofar el rey de los mineos”.