Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

Job 39:1-30

39  ”¿Has llegado a saber el tiempo señalado para que paran las cabras monteses del peñasco?+ ¿Observas precisamente cuándo paren las ciervas+ con dolores de parto?   ¿Cuentas los meses lunares que cumplen, o has llegado a saber el tiempo señalado en que paren?   Se encorvan cuando echan sus crías, [cuando] se deshacen de sus dolores.*   Sus hijos se hacen robustos, llegan a ser grandes al campo raso; realmente salen y no vuelven a ellas.   ¿Quién envió libre a la cebra,+ y quién desató las ataduras mismas del asno silvestre,   como casa del cual he designado la llanura desértica, y por lugares de morada suya la región salada?+   Él se ríe de la bulla de un pueblo; no oye los ruidos del que caza al acecho.+   Explora montañas por su pasto+ y tras toda clase de planta verde+ anda en busca.   ¿Quiere un toro salvaje servirte,+ o pasará la noche junto a tu pesebre? 10  ¿Atarás a un toro salvaje firmemente con sus sogas en el surco, o rastrillará+ él las llanuras bajas detrás de ti? 11  ¿Confiarás en él porque su poder es abundante, y dejarás a él tu trabajo afanoso? 12  ¿Te fiarás de él de que haya de traer de vuelta tu semilla y que haya de recoger para tu era? 13  ¿Acaso el ala de la hembra del avestruz ha batido gozosamente, o [tiene ella] las plumas remeras de la cigüeña,+ y el plumaje? 14  Porque deja sus huevos a la tierra misma, y en el polvo los mantiene calientes, 15  y olvida que algún pie puede aplastarlos, o hasta alguna bestia salvaje del campo puede pisarlos. 16  Ella sí trata a sus hijos bruscamente, como si no fueran suyos+... en vano es su afán, [porque no tiene] ningún pavor. 17  Porque Dios* ha hecho que ella olvide la sabiduría, y no le ha dado parte en el entendimiento.+ 18  Al tiempo que bate [las alas] en alto, se ríe del caballo y de su jinete. 19  ¿Puedes tú dar al caballo poderío?+ ¿Puedes vestirle el cuello de crin crujiente?* 20  ¿Puedes hacer que salte como una langosta? La dignidad de su resoplido es aterradora.+ 21  Piafa*+ en la llanura baja y se alboroza en poder; sale al encuentro de armadura.+ 22  Se ríe del pavor, y no se aterroriza;+ ni se vuelve atrás a causa de una espada. 23  Contra él resuena una aljaba, la hoja de una lanza y una jabalina. 24  Con golpeo y excitación se traga la tierra, y no cree que es el sonido de un cuerno. 25  En cuanto suena el cuerno, dice: ¡Ajá!, y desde lejos huele la batalla, el alboroto de jefes* y el grito de guerra.+ 26  ¿Se debe al entendimiento tuyo que el halcón se remonte, que extienda las alas al viento del sur? 27  ¿O es por orden tuya que un águila+ vuela hacia arriba, y que construye su nido en lo alto,+ 28  que en un peñasco reside, y se queda durante la noche sobre el diente de un peñasco y en un lugar inaccesible? 29  Desde allí tiene que buscar alimento;+ lejos en la distancia sus ojos siguen mirando. 30  Y sus polluelos mismos siguen sorbiendo sangre; y donde están los que han sido muertos, allí está ella”.+

Notas

O: “sueltan sus fetos”.
“Dios.” Heb.: ’Elóh·ah.
“Crin crujiente”, M; T: “fuerza”.
“Piafa”, LXXSyVg; M: “Piafan”.
Lit.: “príncipes”. Heb.: sa·rím.