Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

Job 30:1-31

30  ”Y ahora se han reído de mí,+ aquellos más jóvenes que yo en días,+ cuyos padres yo hubiera rehusado colocar con los perros de mi rebaño.   Aun el poder de sus manos... ¿de qué me servía? En ellos el vigor ha perecido.+   A causa de carencia y hambre son estériles, y roen una región árida,+ [donde] ayer hubo tempestad y desolación.   Andaban arrancando la hierba salina junto a los matorrales, y la raíz de retamas era su alimento.   De la comunidad se los expulsaba;+ la gente les gritaba como a un ladrón.   [Tienen] que residir en la ladera misma de valles torrenciales, en agujeros del polvo y en rocas.   Entre los matorrales clamaban; bajo las ortigas se aglomeraban.   Hijos del insensato,+ también hijos del innominado, a azotes han sido echados del país.   Y ahora he venido a ser hasta el tema de su canción,+ y les sirvo de refrán.+ 10  Me han detestado, se han mantenido lejos de mí;+ y de mi rostro no detuvieron [su] esputo.+ 11  Pues él aflojó la propia cuerda de [mi] arco y procedió a humillarme, y el freno lo dejaron suelto a causa de mí. 12  A [mi] diestra se levantan como camada; han dejado mis pies libres, pero procedieron a levantar contra mí sus desastrosas barreras.+ 13  Han demolido mis veredas; fueron de provecho solo para adversidad mía,+ sin que tuvieran ayudador alguno. 14  Como por brecha ancha proceden a venir; bajo una tempestad han venido rodando. 15  Terrores repentinos han sido vueltos sobre mí; se hace que mi noble porte huya como el viento,* y cual nube ha pasado mi salvación. 16  Y ahora mi alma se derrama dentro de mí;+ días de aflicción+ se apoderan de mí. 17  De noche mis huesos+ mismos han sido taladrados [y han caído] de mí, y [dolores] que me roen no descansan.+ 18  Por la abundancia de poder le sobreviene un cambio a mi prenda de vestir; como el cuello de mi vestido talar me ciñe. 19  Él me ha bajado al barro, de modo que me muestro como polvo y ceniza. 20  Clamo a ti por ayuda, pero no me respondes;+ me he puesto de pie, para que te muestres atento a mí. 21  Te cambias para hacerte cruel para conmigo;+ con el pleno poder de tu mano me abrigas animosidad. 22  Me alzas al viento, me haces cabalgar [en él]; entonces me disuelves con un estallido. 23  Porque bien sé yo que me harás volver a la muerte,+ y a la casa de reunión para todo viviente. 24  Solo que nadie alarga la mano contra un simple montón de ruinas,+ ni durante la decadencia de uno hay un clamor por ayuda respecto a esas cosas. 25  Ciertamente he llorado por el que tuvo un día duro;+ mi alma se ha desconsolado por el pobre.+ 26  Aunque esperé el bien, no obstante vino el mal;+ y seguí aguardando la luz, pero vinieron las tinieblas. 27  Se hizo que mis propios intestinos hirvieran, y estos no guardaron silencio; se presentaron días de aflicción delante de mí. 28  Entristecido+ anduve por todos lados cuando no había luz del sol;* me levanté en la congregación,* seguí clamando por ayuda. 29  Hermano para los chacales vine a ser, y compañero para las hijas del avestruz.+ 30  Mi misma piel se ennegreció+ [y cayó] de sobre mí, y mis huesos mismos se pusieron calientes de sequedad. 31  Y mi arpa llegó a ser meramente para duelo, y mi caramillo para la voz de los que lloran.

Notas

“Como el viento.” Heb.: ka·rú·aj. Véase Gé 1:2, n: “Activa”.
“Luz del sol”, M; por una corrección: “consuelo”.
“En la congregación.” Heb.: vaq·qa·hál; gr.: ek·kle·sí·ai.