Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

Hechos 17:1-34

17  Entonces viajaron a través de Anfípolis y Apolonia y llegaron a Tesalónica,+ donde había una sinagoga de los judíos.  Así que, según tenía por costumbre Pablo,+ pasó adentro a donde ellos, y por tres sábados razonó con ellos a partir de las Escrituras,+  explicando y probando por referencias que era necesario que el Cristo sufriera+ y se levantara de entre los muertos,+ y [decía]: “Este es el Cristo,+ este Jesús que yo les estoy publicando”.  Como resultado, algunos de ellos se hicieron creyentes+ y se asociaron con Pablo y con Silas,+ y una gran multitud de los griegos que adoraban [a Dios], y no pocas de las mujeres prominentes, lo hicieron.  Pero los judíos, poniéndose celosos,+ tomaron como compañeros a ciertos varones inicuos de los haraganes de la plaza de mercado, y formaron una chusma y procedieron a alborotar la ciudad.+ Y asaltando la casa de Jasón,+ procuraban hacer que los sacaran a la gentuza.  Como no los hallaron, arrastraron a Jasón y a ciertos hermanos ante los gobernantes de la ciudad,* clamando: “Estos hombres que han trastornado+ la tierra habitada están presentes aquí también,  y Jasón los ha recibido con hospitalidad. Y todos estos actúan en oposición a los decretos+ de César,* diciendo que hay otro rey,+ Jesús”.  Verdaderamente agitaron a la muchedumbre y a los gobernantes de la ciudad, cuando estos oyeron estas cosas;  y después de primero tomar suficiente fianza* de Jasón y de los demás, los dejaron ir. 10  Inmediatamente, de noche,+ los hermanos enviaron a Pablo, así como a Silas, hacia Berea, y estos, al llegar, entraron en la sinagoga de los judíos. 11  Ahora bien, estos eran de disposición más noble que los de Tesalónica, porque recibieron la palabra con suma prontitud de ánimo, y examinaban con cuidado+ las Escrituras+ diariamente en cuanto a si estas cosas eran así.+ 12  Por lo tanto, muchos de ellos se hicieron creyentes, y también no pocas de las mujeres griegas estimables,+ y no pocos de los varones. 13  Pero cuando los judíos de Tesalónica se enteraron de que también en Berea Pablo publicaba la palabra de Dios, fueron también allá para incitar+ y agitar+ a las masas. 14  Entonces los hermanos inmediatamente enviaron a Pablo para que se fuera hasta el mar;+ pero tanto Silas como Timoteo permanecieron atrás, allá. 15  Sin embargo, los que conducían a Pablo lo llevaron hasta Atenas y, después de recibir mandato de que Silas y Timoteo+ vinieran a él cuanto antes, partieron. 16  Ahora bien, mientras Pablo los esperaba en Atenas, se le irritó el espíritu en su interior+ al contemplar que la ciudad estaba llena de ídolos. 17  Por consiguiente, se puso a razonar en la sinagoga con los judíos+ y con las otras personas que adoraban [a Dios], y todos los días en la plaza de mercado+ con los que por casualidad se hallaban allí. 18  Pero ciertos individuos, filósofos de los epicúreos así como de los estoicos,+ entablaban conversación polémica con él, y algunos decían: “¿Qué es lo que este charlatán* quisiera contar?”.+ Otros: “Parece que es publicador de deidades* extranjeras”. Esto se debió a que declaraba las buenas nuevas de Jesús y de la resurrección.+ 19  De modo que se apoderaron de él y lo condujeron al Areópago,* y dijeron: “¿Podemos llegar a saber qué es esta nueva enseñanza+ que hablas? 20  Porque presentas algunas cosas que son extrañas a nuestros oídos. Por lo tanto deseamos llegar a saber qué se da a entender por estas cosas”.+ 21  De hecho, todos los atenienses y los extranjeros que residían allí temporalmente no pasaban su tiempo libre en ninguna otra cosa sino en decir algo o escuchar algo nuevo. 22  Pablo entonces se puso de pie en medio del Areópago+ y dijo:“Varones de Atenas, contemplo que en todas las cosas ustedes parecen estar más entregados que otros al temor a las deidades.*+ 23  Por ejemplo, al ir pasando y observando cuidadosamente sus objetos de veneración, también hallé un altar sobre el cual se había inscrito: ‘A un Dios Desconocido’. Por lo tanto, aquello a lo que ustedes sin conocerlo dan devoción piadosa, esto les estoy publicando. 24  El Dios que hizo el mundo y todas las cosas [que hay] en él, siendo, como es Este, Señor del cielo y de la tierra,+ no mora en templos* hechos de manos,+ 25  ni es atendido por manos humanas como si necesitara algo,+ porque él mismo da a toda [persona] vida+ y aliento+ y todas las cosas. 26  E hizo de un solo [hombre]+ toda nación+ de hombres, para que moren sobre la entera superficie de la tierra,+ y decretó los tiempos señalados+ y los límites fijos de la morada de [los hombres],+ 27  para que busquen a Dios,+ por si buscaban a tientas y verdaderamente lo hallaban,+ aunque, de hecho, no está muy lejos de cada uno de nosotros. 28  Porque por* él tenemos vida y nos movemos y existimos,+ aun como ciertos* poetas+ de entre ustedes han dicho: ‘Porque también somos linaje de él’. 29  ”Visto, pues, que somos linaje de Dios,+ no debemos imaginarnos que el Ser Divino*+ sea semejante a oro, o plata, o piedra, semejante a algo esculpido por el arte e ingenio del hombre.+ 30  Cierto, Dios ha pasado por alto los tiempos de tal ignorancia;+ sin embargo, ahora está diciéndole a la humanidad que todos en todas partes se arrepientan.+ 31  Porque ha fijado un día en que se propone juzgar+ la tierra habitada* con justicia por un varón a quien ha nombrado, y ha proporcionado a todos los hombres una garantía* con haberlo resucitado+ de entre los muertos”. 32  Pues bien, al oír de una resurrección de muertos, algunos empezaron a mofarse,+ mientras que otros dijeron: “Te oiremos acerca de esto hasta en otra ocasión”. 33  Así que Pablo salió de en medio de ellos, 34  pero algunos varones se unieron a él y se hicieron creyentes, entre los cuales también estuvieron Dionisio, juez del tribunal del Areópago,*+ y una mujer de nombre Dámaris, y otros además de ellos.

Notas

Lit.: “politarcas”. Gr.: po·li·tár·kjas, gobernadores de los ciudadanos.
O: “del emperador”. Gr.: Kái·sa·ros.
O: “suficiente garantía”. Lat.: sá·tis, “suficiente”.
Lit.: “recogedor de semillas”.
Lit.: “demonios”. Gr.: dai·mo·ní·on.
O: “la Colina de Ares; la Colina de Marte”. Gr.: Á·rei·on Pá·gon; lat.: A·ri·ó·pa·gum.
“Más entregados [...] al temor a las deidades.” Lit.: “más llenos del pavor a los demonios”. Gr.: dei·si·dai·mo·nesté·rous; lat.: su·per·sti·ti·o·si·ó·res. Los griegos creían que los demonios eran deidades, buenas o malas. Compárese con 25:19, n.
O: “habitaciones (moradas) divinas”. Gr.: na·óis; J17,22(heb.): beheh·kja·lóhth, “en palacios (templos)”.
O: “en”.
“Ciertos”, a saber, Arato y Cleantes. La cita de Pablo es de Los fenómenos, por Arato, y de Himno a Zeus, por Cleantes.
“Ser Divino.” Gr.: Théi·on, relacionado con The·ós, “Dios”; lat.: Di·ví·num.
“Tierra habitada.” Lit.: “habitada”. Gr.: oi·kou·mé·nen, fem. sing., refiriéndose a la tierra; lat.: ór·bem, “círculo”, es decir, de la tierra. Véase Isa 13:11, n: “Productiva”.
O: “fe”.
O: “Dionisio, un areopagita”.