Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

Hechos 11:1-30

11  Ahora bien, los apóstoles y los hermanos que estaban en Judea oyeron que también gente de las naciones+ había recibido la palabra de Dios.  Por eso, cuando Pedro subió a Jerusalén, los [apoyadores] de la circuncisión+ se pusieron a contender con él,  diciendo que había entrado en casa de varones que no eran circuncisos y había comido con ellos.  Entonces Pedro comenzó y pasó a explicarles los detalles, diciendo:  “Yo estaba en la ciudad de Jope orando, y vi en un arrobamiento una visión: alguna clase de receptáculo que descendía como una gran sábana de lino que era bajada por sus cuatro extremos desde el cielo, y vino hasta mí.  Mirando en este con fijeza, hice observaciones, y vi cuadrúpedos de la tierra y bestias salvajes y criaturas que se arrastran y aves del cielo.+  También oí una voz que me decía: ‘¡Levántate, Pedro, degüella y come!’.+  Pero dije: ‘De ninguna manera, Señor, porque ninguna cosa contaminada o inmunda ha entrado jamás en mi boca’.+  Por segunda vez la voz del cielo contestó: ‘Deja tú de llamar contaminadas las cosas que Dios ha limpiado’.+ 10  Esto ocurrió por tercera vez, y todo fue recogido de nuevo al cielo.+ 11  También, ¡miren!, en aquel instante tres varones estuvieron de pie delante de la casa donde estábamos, pues habían sido despachados a mí desde Cesarea.+ 12  De modo que el espíritu+ me dijo que fuera con ellos, sin dudar nada. Pero estos seis hermanos también fueron conmigo, y entramos en la casa del varón.+ 13  ”Él nos informó cómo vio al ángel estar de pie en su casa y decir: ‘Despacha varones a Jope y envía a llamar a Simón que tiene por sobrenombre Pedro,+ 14  y él te hablará las cosas por las cuales se salven tú y toda tu casa’.+ 15  Pero cuando comencé a hablar, el espíritu santo cayó sobre ellos así como también había caído sobre nosotros en [el] principio.+ 16  Con esto recordé el dicho del Señor, cómo decía: ‘Juan, por su parte, bautizó con agua,+ pero ustedes serán bautizados en espíritu santo’.+ 17  Por lo tanto, si Dios les dio a ellos la misma dádiva gratuita que también dio a nosotros los que hemos creído en el Señor Jesucristo,+ ¿quién era yo para poder estorbar a Dios?”.+ 18  Ahora bien, cuando oyeron estas cosas, ellos asintieron,+ y glorificaron a Dios,+ y dijeron: “¡Conque Dios ha concedido también a gente de las naciones arrepentimiento con la vida como objeto!”.+ 19  Por consiguiente, los que habían sido esparcidos+ por la tribulación que se había levantado a causa de Esteban pasaron hasta Fenicia+ y Chipre+ y Antioquía, pero no hablaban la palabra a nadie sino únicamente a los judíos.+ 20  Sin embargo, de entre ellos hubo algunos varones de Chipre y de Cirene que vinieron a Antioquía y se pusieron a hablar a la gente de habla griega,*+ declarando las buenas nuevas del Señor Jesús.+ 21  Además, con ellos estaba la mano de Jehová,*+ y un gran número de personas que se hicieron creyentes se volvió al Señor.+ 22  El relato acerca de ellos llegó a los oídos de la congregación que estaba en Jerusalén, y estos enviaron a Bernabé+ hasta Antioquía. 23  Cuando él llegó y vio la bondad inmerecida+ de Dios, se regocijó+ y empezó a animar a todos a continuar en el Señor con propósito de corazón;+ 24  porque era un varón bueno y lleno de espíritu santo y de fe. Y se añadió una muchedumbre considerable al Señor.+ 25  Entonces él se fue a Tarso+ a buscar con detenimiento a Saulo+ 26  y, al hallarlo, lo trajo a Antioquía. Así sucedió que por un año entero se reunieron con ellos en la congregación y enseñaron a una muchedumbre bastante grande, y fue primero en Antioquía donde a los discípulos por providencia divina se les llamó* cristianos.*+ 27  Ahora bien, en estos días unos profetas+ bajaron de Jerusalén a Antioquía. 28  Uno de ellos, por nombre Ágabo,+ se levantó, y por el espíritu procedió a indicar que una gran hambre estaba para venir sobre toda la tierra habitada;+ la cual, de hecho, tuvo lugar en el tiempo de Claudio. 29  Así que aquellos de los discípulos resolvieron, cada uno de ellos según los medios que tenía,+ enviar una ministración de socorro+ a los hermanos que moraban en Judea; 30  y lo hicieron, despachándola a los ancianos* por mano de Bernabé y de Saulo.+

Notas

“Gente de habla griega.” Lit.: “helenistas”. AD*: “griegos”.
Véase Ap. 1D.
O: “dio el nombre de”.
“Cristianos.” Gr.: Kjri·sti·a·nóus; lat.: Chri·sti·á·ni; J17,18,22 (heb.): Meschi·ji·yím, “mesianistas”.
O léase: “hombres mayores”. Gr.: pre·sby·té·rous.