Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

Ezequiel 37:1-28

37  La mano de Jehová resultó estar sobre mí,+ de modo que él me sacó en el espíritu* de Jehová+ y me colocó en medio de la llanura-valle, y esta estaba llena de huesos.+  Y él me hizo pasar junto a ellos todo en derredor, y, ¡mire!, había muchísimos sobre la superficie de la llanura-valle y, ¡mire!, estaban muy secos.+  Y él empezó a decirme: “Hijo del hombre, ¿podrán estos huesos llegar a vivir?”. A eso dije: “Señor Soberano Jehová, tú mismo bien sabes”.+  Y pasó a decirme: “Profetiza sobre estos huesos, y tienes que decirles: ‘Oh huesos secos, oigan la palabra de Jehová:  ”’Esto es lo que ha dicho el Señor Soberano Jehová a estos huesos: “Aquí estoy haciendo entrar en ustedes aliento,* y tendrán que llegar a vivir.+  Y ciertamente pondré sobre ustedes tendones y haré que venga sobre ustedes carne, y ciertamente los cubriré con piel y pondré en ustedes aliento, y tendrán que llegar a vivir;+ y tendrán que saber ustedes que yo soy Jehová”’”.+  Y profeticé tal como se me había mandado.+ Y un sonido empezó a ocurrir tan pronto como profeticé, y he aquí un matraqueo, y huesos empezaron a acercarse, hueso a su hueso.  Y vi, y, ¡mire!, sobre ellos tendones mismos y carne misma subieron, y se les empezó a cubrir con piel por encima. Pero en cuanto a aliento, no había ninguno en ellos.  Y él siguió diciéndome: “Profetiza al viento.* Profetiza, oh hijo del hombre, y tienes que decir al viento: ‘Esto es lo que ha dicho el Señor Soberano Jehová: “De los cuatro vientos ven, oh viento, y sopla sobre estos que han sido muertos,+ para que lleguen a vivir”’”.+ 10  Y profeticé tal como él me había mandado, y el aliento procedió a entrar en ellos, y empezaron a vivir y a plantarse sobre sus pies,+ una fuerza militar grandísima. 11  Y pasó a decirme: “Hijo del hombre, en lo que respecta a estos huesos, son la entera casa de Israel.+ Mira que están diciendo: ‘Nuestros huesos se han secado, y nuestra esperanza ha perecido.+ Se nos ha cortado y dejado solos’. 12  Por lo tanto profetiza, y tienes que decirles: ‘Esto es lo que ha dicho el Señor Soberano Jehová: “Aquí voy a abrir sus sepulturas,+ y ciertamente los haré subir de sus sepulturas, oh pueblo mío, y los traeré sobre el suelo de Israel.+ 13  Y tendrán que saber que yo soy Jehová cuando abra sus sepulturas y cuando los haga subir de sus sepulturas, oh pueblo mío”’.+ 14  ‘Y ciertamente pondré mi espíritu* en ustedes, y tendrán que llegar a vivir,+ y ciertamente los estableceré sobre su suelo; y tendrán que saber que yo mismo, Jehová, he hablado y [lo] he hecho’, es la expresión de Jehová”.+ 15  Y la palabra de Jehová continuó ocurriéndome, y dijo: 16  “Y en cuanto a ti, oh hijo del hombre, toma para ti un palo+ y escribe sobre él: ‘Para Judá y para los hijos de Israel sus socios’.*+ Y toma otro palo y escribe sobre él: ‘Para José, el palo de Efraín,+ y toda la casa de Israel sus socios’.+ 17  Y haz que se acerque el uno al otro hasta formar un solo palo para ti, y realmente llegarán a ser uno solo en tu mano.+ 18  Y cuando los hijos de tu pueblo empiecen a decirte: ‘¿No nos dirás qué quieren decir para ti estas cosas?’,+ 19  háblales: ‘Esto es lo que ha dicho el Señor Soberano Jehová: “Miren, voy a tomar el palo de José, que está en la mano de Efraín, y las tribus de Israel sus socios, y ciertamente los pondré sobre él, es decir,* el palo de Judá, y realmente los haré un solo palo,+ y tienen que llegar a ser uno solo en mi mano”’. 20  Y los palos sobre los cuales escribas tienen que resultar estar en tu mano delante de sus ojos.+ 21  ”Y háblales: ‘Esto es lo que ha dicho el Señor Soberano Jehová: “Miren, voy a tomar a los hijos de Israel de entre las naciones a las cuales han ido, y ciertamente los juntaré de alrededor y los traeré a su suelo.+ 22  Y realmente los haré una sola nación en la tierra,+ en las montañas de Israel, y un solo rey es lo que todos ellos llegarán a tener como rey,+ y ya no continuarán siendo dos naciones, ni estarán ya divididos en dos reinos.+ 23  Y ya no se contaminarán más con sus ídolos estercolizos ni con sus cosas repugnantes ni con todas sus transgresiones;+ y ciertamente los salvaré de todas sus moradas* en las cuales han pecado, y los limpiaré,+ y tienen que llegar a ser mi pueblo, y yo mismo llegaré a ser su Dios.*+ 24  ”’”Y mi siervo David será rey sobre ellos,+ y un solo pastor es lo que todos llegarán a tener;+ y en mis decisiones judiciales andarán,+ y mis estatutos guardarán,+ y ciertamente los ejecutarán.+ 25  Y realmente morarán sobre la tierra que di a mi siervo, a Jacob, en la cual moraron los antepasados de ustedes,+ y ellos realmente morarán sobre ella,+ ellos y sus hijos y los hijos de sus hijos hasta tiempo indefinido,+ y David mi siervo será su principal* hasta tiempo indefinido.+ 26  ”’”Y ciertamente celebraré con ellos un pacto de paz;+ un pacto de duración indefinida es lo que llegará a haber con ellos.+ Y ciertamente los colocaré y multiplicaré,+ y colocaré mi santuario en medio de ellos hasta tiempo indefinido.+ 27  Y mi tabernáculo realmente resultará estar sobre ellos,+ y yo ciertamente llegaré a ser su Dios, y ellos mismos llegarán a ser mi pueblo.+ 28  Y las naciones tendrán que saber que yo, Jehová,+ estoy santificando a Israel cuando mi santuario llegue a estar en medio de ellos hasta tiempo indefinido”’”.+

Notas

“En el espíritu de.” Heb.: verú·aj. Véase Gé 1:2, n: “Activa”.
“Aliento.” Heb.: rú·aj. Véase Gé 1:2, n: “Activa”.
“El viento.” Heb.: ha·rú·aj. Véase Gé 1:2, n: “Activa”.
“Mi espíritu.” Heb.: ru·jí.
“Socios”, MmargenTLXXSyVg; M: “socio”.
“Es decir.” O: “con”.
“Actos de desafuero”, LXX; Sym: “apostasías”.
Lit.: “a ellos por Dios”. Heb.: la·hém lE’·lo·hím.
O: “nasi”. Heb.: na·sí’; gr.: ár·kjon; lat.: prín·ceps.