Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

Ester 3:1-15

3  Después de estas cosas el rey Asuero engrandeció a Hamán+ hijo de Hamedata el agaguita,+ y procedió a ensalzarlo+ y a poner su trono por encima de todos los demás príncipes que estaban con él.+  Y todos los siervos del rey que estaban en la puerta del rey+ estaban inclinándose y postrándose ante Hamán, porque así había mandado el rey respecto a él. Pero en cuanto a Mardoqueo, él no se inclinaba ni se postraba.+  Y los siervos del rey que estaban en la puerta del rey empezaron a decir a Mardoqueo: “¿Por qué traspasas el mandamiento del rey?”.+  Y aconteció que, como le hablaban día a día, y él no les escuchaba, entonces lo refirieron a Hamán para ver si los asuntos de Mardoqueo permanecerían en pie;+ porque les había informado que él era judío.+  Ahora bien, Hamán siguió viendo que Mardoqueo no se inclinaba ni se postraba ante él,+ y Hamán se llenó de furia.+  Pero era cosa despreciable a sus ojos echar mano a Mardoqueo sólo, porque le habían informado acerca del pueblo de Mardoqueo; y Hamán empezó a buscar la manera de aniquilar+ a todos los judíos que se hallaban en todo el reino de Asuero, al pueblo de Mardoqueo.+  En el primer mes,+ es decir, el mes de Nisán,* en el año duodécimo+ del rey Asuero, alguien echó Pur,*+ es decir, la Suerte,+ delante de Hamán de día en día y de mes en mes, [hasta] el duodécimo, es decir, el mes de Adar.*+  Y Hamán procedió a decir al rey Asuero: “Hay cierto pueblo esparcido+ y separado entre los pueblos en todos los distritos jurisdiccionales de tu reino;+ y sus leyes son diferentes de las de todo otro pueblo, y ellos no están ejecutando las propias leyes del rey,+ y para el rey no es apropiado dejarlos en paz.  Si al rey de veras le parece bien, que haya un escribir para que sean destruidos; y yo pagaré diez mil+ talentos* de plata en manos de los que hagan la obra,+ y haré que [esto] ingrese en la tesorería del rey”. 10  Ante aquello, el rey se quitó su anillo de sellar+ de su propia mano y lo dio a Hamán+ hijo de Hamedata el agaguita,+ el que estaba mostrando hostilidad a los judíos.+ 11  Y el rey pasó a decir a Hamán: “La plata+ se te da, también el pueblo, para que hagas con ellos según sea bueno a tus propios ojos”.+ 12  Entonces se llamó a los secretarios+ del rey en el primer mes, en el día trece de él, y se efectuó la escritura+ conforme a todo lo que Hamán mandó a los sátrapas del rey y a los gobernadores que estaban sobre los diferentes distritos jurisdiccionales,+ y a los príncipes de los diferentes pueblos, de cada distrito jurisdiccional, en su propio estilo de escribir,+ y a cada pueblo en su propia lengua; en el nombre+ del rey Asuero se escribió, y se selló con el anillo de sellar del rey.+ 13  Y hubo un enviar* las cartas por medio de correos+ a todos los distritos jurisdiccionales del rey, para aniquilar, para matar y para destruir a todos los judíos, a joven así como a viejo, pequeñuelos y mujeres, en un mismo día,+ el [día] trece del mes duodécimo, es decir, el mes de Adar,+ y para saquear el despojo de ellos.+ 14  Una copia del escrito que había de darse como ley+ en todos los diferentes distritos jurisdiccionales+ se estuvo publicando a todos los pueblos, [para que] estuvieran listos para este día. 15  Los correos mismos salieron, impelidos a velocidad+ debido a la palabra del rey, y la ley misma se dio en Susa+ el castillo. En cuanto al rey y Hamán, ellos se sentaron a beber;+ pero en cuanto a la ciudad de Susa,+ estaba en confusión.+

Notas

Véase Ne 2:1, n.
“Pur”, que significa: “Suerte”. “Purim”, pl., llegó a designar la fiesta judía celebrada en el duodécimo mes del calendario sagrado. Véase Ap. 8B.
“Adar.” Heb.: ’Adhár. Este nombre del duodécimo mes del calendario sagrado judío aparece sólo en Esd 6:15 y ocho veces en Ester. Adar corresponde a parte de febrero y parte de marzo. Véase Ap. 8B.
Unos $77.070.000, calculada la plata al valor de $7 (E.U.A.) la oz. t.
“Hubo un enviar.” En heb. estas palabras son un solo verbo en el infinitivo absoluto, indefinido en cuanto a tiempo, e impersonal.