Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

Esdras 8:1-36

8  Ahora bien, estos fueron los cabezas de sus casas paternas+ y el registro genealógico+ de los que subieron conmigo de Babilonia durante el reinado de Artajerjes+ el rey:  De los hijos de Finehás:+ Guersom; de los hijos de Itamar:+ Daniel;+ de los hijos de David:+ Hatús;  de los hijos de Secanías, de los hijos de Parós:+ Zacarías, y con él había un registro de ciento cincuenta varones;  de los hijos de Pahat-moab:+ Elieho-enai hijo de Zerahías, y con él doscientos varones;  de los hijos de [Zatú]:*+ Secanías hijo de Jahaziel, y con él trescientos varones;  y de los hijos de Adín:+ Ébed hijo de Jonatán, y con él cincuenta varones;  y de los hijos de Elam:+ Jesayá hijo de Atalía, y con él setenta varones;  y de los hijos de Sefatías:+ Zebadías hijo de Miguel, y con él ochenta varones;  de los hijos de Joab: Abdías hijo de Jehiel, y con él doscientos dieciocho varones; 10  y de los hijos de [Baní]:*+ Selomit hijo de Josifías, y con él ciento sesenta varones; 11  y de los hijos de Bebai: Zacarías hijo de Bebai,+ y con él veintiocho varones; 12  y de los hijos de Azgad:+ Johanán hijo de Haqatán, y con él ciento diez varones; 13  y de los hijos de Adoniqam,+ los que fueron los últimos, y estos fueron sus nombres: Elifélet, Jeiel y Semaya, y con ellos sesenta varones; 14  y de los hijos de Bigvai:+ Utai y Zabbud,* y con ellos setenta varones. 15  Y procedí a juntarlos a orillas del río+ que viene a Ahavá;+ y nos quedamos acampados allí tres días, para que yo pudiera inquirir acerca del pueblo+ y los sacerdotes,+ pero no hallé allí a ninguno de los hijos de Leví.+ 16  Por lo tanto envié por Eliezer, Ariel, Semaya y Elnatán y Jarib y Elnatán y Natán y Zacarías y Mesulam, cabezas, y por Joiarib y Elnatán, instructores.*+ 17  Entonces les di un mandato respecto a Idó el cabeza en el lugar [llamado] Casifía, y puse en boca de ellos palabras+ para hablar a Idó [y a] sus hermanos* los netineos*+ en el lugar Casifía, para que nos trajeran ministros*+ para la casa de nuestro Dios. 18  De modo que nos trajeron, conforme a la buena mano+ de nuestro Dios sobre nosotros, un hombre de discreción+ de los hijos de Mahlí+ el nieto de Leví+ hijo de Israel, a saber, a Serebías+ y sus hijos y sus hermanos, dieciocho; 19  y a Hasabías y con él a Jesayá de los hijos de Merarí,+ sus hermanos, y sus hijos, veinte. 20  Y de los netineos, a quienes David y los príncipes dieron al servicio de los levitas, doscientos veinte netineos, todos los cuales habían sido designados por [sus] nombres. 21  Entonces proclamé un ayuno allí junto al río Ahavá, para humillarnos+ delante de nuestro Dios, para buscar de él el camino correcto+ para nosotros y para nuestros pequeñuelos+ y para todos nuestros bienes. 22  Porque me dio vergüenza pedir al rey una fuerza militar+ y hombres de a caballo+ que nos ayudaran contra el enemigo en el camino, porque habíamos dicho al rey: “La mano+ de nuestro Dios está sobre todos los que lo buscan para bien,+ pero su fuerza y su cólera+ están contra todos los que lo dejan”.+ 23  Por lo tanto, ayunamos+ e hicimos solicitud+ a nuestro Dios acerca de esto, de modo que él se dejó rogar+ por nosotros. 24  Ahora separé de los jefes de los sacerdotes a doce, a saber, a Serebías,+ a Hasabías,+ y con ellos a diez de sus hermanos. 25  Y procedí a pesarles la plata y el oro y los utensilios,+ la contribución para la casa de nuestro Dios que el rey+ y sus consejeros+ y sus príncipes y todos los israelitas+ que se hallaban habían contribuido. 26  Así que pesé en su mano seiscientos cincuenta talentos* de plata+ y cien utensilios de plata con valor de [dos] talentos, [y] oro, cien talentos, 27  y veinte tazas de oro con valor de mil dáricos,* y dos utensilios de buen cobre, de rojo esplendoroso, tan deseable como el oro. 28  Entonces les dije: “Ustedes son algo que es santo+ a Jehová, y los utensilios+ son algo santo, y la plata y el oro son una ofrenda voluntaria a Jehová el Dios de sus antepasados. 29  Manténganse alerta y sean vigilantes hasta que [los] pesen+ delante de los jefes de los sacerdotes y los levitas y los príncipes de los padres de Israel en Jerusalén, en los comedores+ de la casa de Jehová”. 30  Y los sacerdotes y los levitas recibieron el peso de la plata y el oro y los utensilios, para llevar[los] a Jerusalén, a la casa de nuestro Dios.+ 31  Por fin partimos del río Ahavá+ el [día] doce del primer mes+ para ir a Jerusalén, y la mismísima mano de nuestro Dios resultó estar sobre nosotros, de manera que nos libró+ de la palma de la mano del enemigo y de la emboscada por el camino. 32  De modo que llegamos a Jerusalén+ y moramos allí tres días. 33  Y al cuarto día procedimos a pesar la plata y el oro+ y los utensilios+ en la casa de nuestro Dios, en la mano de Meremot+ hijo de Uriya el sacerdote, y con él Eleazar hijo de Finehás, y con ellos Jozabad+ hijo de Jesúa* y Noadías hijo de Binuí,+ los levitas, 34  por número [y] por peso para todo, después de lo cual todo el peso se puso por escrito en aquel tiempo. 35  Los que salieron del cautiverio, los que habían estado en el destierro,*+ presentaron ellos mismos sacrificios quemados+ al Dios de Israel, doce toros+ por todo Israel, noventa y seis carneros,+ setenta y siete corderos, doce machos cabríos+ como ofrenda por el pecado, todo como ofrenda quemada a Jehová. 36  Entonces dimos las leyes+ del rey a los sátrapas*+ del rey y a los gobernadores+ de más allá del Río,*+ y ellos ayudaron al pueblo+ y a la casa del Dios [verdadero].

Notas

“De los hijos de Zatú”, LXX.
“Baní”, LXX. Véase 2:10.
“Zacur”, Mmargen.
O léase: “hombres inteligentes (entendidos)”.
“Idó y sus hermanos”, Vgc; M: “Idó su hermano”.
Véase 2:43, n.
O: “servidores”. Heb.: meschor·thím; lat.: mi·ní·stros.
Un talento pesaba 34,2 kg (1.101 oz. t.).
Una moneda persa de oro que pesaba 8,4 g (0,27 oz. t.).
“Jesús”, LXX.
Lit.: “los hijos del Destierro (Exilio)”.
Que significa: “protectores del dominio”, y aplicaba a los gobernantes principales de los distritos jurisdiccionales.
Es decir, el Éufrates.