Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

Deuteronomio 5:1-33

5  Y Moisés procedió a llamar a todo Israel+ y a decirles: “Oye, oh Israel, las disposiciones reglamentarias y las decisiones judiciales+ que estoy hablando hoy a oídos de ustedes, y tienen que aprenderlas y cuidar de ponerlas por obra.+  Jehová nuestro Dios celebró un pacto con nosotros en Horeb.+  No fue con nuestros antepasados con quienes Jehová celebró este pacto, sino con nosotros, todos nosotros los que estamos aquí hoy vivos.  Cara a cara habló Jehová con ustedes en la montaña de en medio del fuego.+  Yo estuve de pie entre Jehová y ustedes en aquel tiempo en particular+ para informarles la palabra* de Jehová (porque ustedes tenían miedo a causa del fuego y no subieron a la montaña),+ y él dijo:  ”‘Yo soy Jehová tu Dios,+ quien te sacó de la tierra de Egipto, de la casa de esclavos.+  Nunca debes tener otros dioses contra mi rostro.*+  ”’No debes hacerte una imagen tallada,+ ninguna forma*+ parecida a cosa alguna que esté en los cielos arriba o que esté en la tierra debajo o que esté en las aguas debajo de la tierra.  No debes inclinarte ante ellas ni ser inducido a servirlas,*+ porque yo Jehová tu Dios soy un Dios que exige devoción exclusiva,*+ que trae castigo por el error de padres sobre hijos* y* sobre la tercera generación y sobre la cuarta generación,* en el caso de los que me odian;+ 10  pero que ejerce bondad amorosa* para con la milésima generación en el caso de los que me aman y guardan mis mandamientos.+ 11  ”’No debes tomar* el nombre de Jehová tu Dios de manera indigna,*+ porque Jehová no dejará sin castigar a nadie que tome su nombre de manera indigna.+ 12  ”’Al guardar* el día del sábado para tenerlo sagrado, tal como Jehová tu Dios te mandó,+ 13  durante seis días has de prestar servicio* y tienes que hacer todo tu trabajo.+ 14  Pero el séptimo día es un sábado a Jehová tu Dios.+ No debes hacer ningún trabajo,+ tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu esclavo, ni tu esclava, ni tu toro, ni tu asno, ni ningún animal doméstico tuyo, ni tu residente forastero que está dentro de tus puertas,+ a fin de que tu esclavo y tu esclava descansen lo mismo que tú.+ 15  Y tienes que recordar que llegaste a ser esclavo en la tierra de Egipto+ y Jehová tu Dios procedió a sacarte de allí con mano fuerte y brazo extendido.+ Por eso Jehová tu Dios te mandó poner por obra el día sábado.+ 16  ”’Honra a tu padre y a tu madre,+ tal como Jehová tu Dios te ha mandado; para que resulten largos tus días y te vaya bien+ sobre el suelo que Jehová tu Dios te da. 17  ”’No debes asesinar.+ 18  ”’Tampoco debes* cometer adulterio.+ 19  ”’Tampoco debes hurtar.+ 20  ”’Tampoco debes testificar una falsedad contra tu semejante.*+ 21  ”’Tampoco debes desear la esposa de tu semejante.+ Tampoco debes, egoístamente, desear con vehemencia* la casa de tu semejante, su campo o su esclavo o su esclava, su toro o su asno o cosa alguna que pertenezca a tu semejante’.+ 22  ”Estas Palabras* habló Jehová a toda la congregación de ustedes en la montaña, de en medio del fuego,+ la nube y las densas tinieblas, con voz fuerte, y no añadió nada; después de lo cual las escribió sobre dos tablas de piedra y me las dio.+ 23  ”Y aconteció que tan pronto como hubieron oído la voz de en medio de la oscuridad, mientras la montaña ardía con fuego,+ ustedes procedieron a acercárseme, todos los cabezas de sus tribus y sus ancianos.* 24  Entonces ustedes dijeron: ‘Sucede que Jehová nuestro Dios nos ha mostrado su gloria y su grandeza, y hemos oído su voz de en medio del fuego.+ Este día hemos visto que Dios puede hablar con el hombre y este realmente puede seguir viviendo.+ 25  Y ahora, ¿por qué debemos morir, visto que este gran fuego puede consumirnos?+ Si de nuevo seguimos oyendo la voz de Jehová nuestro Dios, entonces de seguro moriremos.+ 26  Porque, ¿quién hay de toda carne que haya oído la voz del Dios vivo*+ hablando de en medio del fuego como nosotros y, sin embargo, siga viviendo? 27  Tú mismo acércate y oye todo lo que Jehová nuestro Dios diga; y tú serás quien nos hable todo lo que te hable Jehová nuestro Dios,+ y nosotros ciertamente escucharemos y [lo] pondremos por obra’. 28  ”Así que Jehová oyó la voz de las palabras de ustedes cuando me hablaron, y Jehová pasó a decirme: ‘He oído la voz de las palabras de este pueblo, que te han hablado. Han hecho bien en todo lo que han hablado.+ 29  ¡Si tan solo* desarrollaran este corazón suyo para temerme+ y guardar todos mis mandamientos+ siempre, a fin de que les vaya bien a ellos y a sus hijos hasta tiempo indefinido!+ 30  Ve y diles: “Vuelvan a casa a sus tiendas”. 31  Y tú quédate de pie aquí conmigo, y déjame hablarte todo el mandamiento y las disposiciones reglamentarias y las decisiones judiciales que les debes enseñar+ y que ellos tienen que poner por obra en la tierra que les doy para que tomen posesión de ella’. 32  Y ustedes tienen que poner cuidado en hacer justamente como les ha mandado Jehová su Dios.+ No deben apartarse a la derecha ni a la izquierda.+ 33  En todo el camino que Jehová su Dios les ha mandado, deben andar,+ a fin de que vivan y les vaya bien+ y realmente alarguen sus días en la tierra de la cual tomarán posesión.

Notas

“Palabra”, M; SamLXXSyVg: “palabras”.
O: “dioses en abierta oposición conmigo”.
“Ninguna forma”, M; SamTJLXXSyVg, 61 mss heb. y Éx 20:4: “ni una forma”.
O: “ser inducido a adorarlas; ser inducido a rendirles servicio sagrado”. Heb.: tho·‛ov·dhém; gr.: la·tréu·seis au·tois.
O: “un Dios que es celoso; un Dios que no tolera rivalidad”. Véase 4:24, n.
O: “hijos e hijas”.
“Y”, M; SamTJLXXSyVg, 57 mss heb. y Éx 20:5 la omiten.
Lit.: “hasta los terceros y cuartos [generados]”. Véase Gé 50:23, n.
O: “amor leal”.
O: “No debes pronunciar”; o: “No debes alzar (llevar)”.
O: “para una falsedad”. Compárese con el v. 20. O: “en vano”.
“Al guardar.” En heb. estas palabras son un verbo en el infinitivo absoluto, indefinido en cuanto a tiempo, y no está en el modo imperativo.
O: “has de trabajar”. Gr.: er·gái.
“Tampoco debes”, MVg; SamLXXSy y Éx 20:14-17: “No debes”.
O: “tu compañero”. LXXVg: “tu prójimo”.
“Desear [heb.: thaj·módh] [...] egoístamente, desear con vehemencia [heb.: thith·’aw·wéh].” En este décimo mandamiento se usan dos verbos heb. diferentes, pero en Éx 20:17 solo se usa el primero. Agustín se basó en estos verbos diferentes para hacer dos mandamientos de uno solo, y así compensó por haber combinado en uno los primeros dos mandamientos. Véanse Éx 20:17, nn.
“Palabras”, es decir, palabras de mandato, mandamientos. Véanse 4:13; 10:4.
O léase: “hombres mayores”.
“Dios vivo.” Heb.: ’Elo·hím, seguido por el adjetivo en pl. jai·yím, “vivo”; en 2Re 19:4, 16 e Isa 37:4, 17: “Dios”, seguido por el adjetivo en sing., jai. Esta es la primera vez que aparece este título.
Lit.: “¿Quién dará y [...]?”.