Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

Deuteronomio 21:1-23

21  ”En caso de que se halle a alguien que haya sido muerto en el suelo que Jehová* tu Dios te da para tomar posesión de él, caído en el campo, y no se haya llegado a saber quién lo hirió mortalmente,+  tus ancianos y tus jueces+ entonces tienen que salir y medir de allí hasta las ciudades que están todo en derredor del que haya sido muerto;  y tiene que resultar ser la ciudad más cercana al que haya sido muerto. Y los ancianos de esa ciudad tienen que tomar una ternera de la vacada con la cual no se haya trabajado,* que no haya tirado en un yugo;  y los ancianos de aquella ciudad tienen que conducir la ternera abajo a un valle torrencial abundante en agua en el cual comúnmente no se haya arado ni sembrado, y tienen que quebrar la cerviz a la ternera allí en el valle torrencial.+  ”Y los sacerdotes, los hijos de Leví, tienen que acercarse, porque ellos son los que Jehová tu Dios ha escogido para que le ministren+ y para que bendigan+ en el nombre de Jehová, y por la boca de quienes debe ponerse fin a todo litigio sobre todo acto violento.*+  Entonces todos los ancianos de aquella ciudad que se hallen más cercanos al que haya sido muerto deben lavarse las manos+ sobre la ternera, cuya cerviz habrá sido quebrada en el valle torrencial;  y tienen que responder y decir: ‘Nuestras manos no derramaron esta sangre, ni la vieron [derramar] nuestros ojos.+  No lo cargues en la cuenta de tu pueblo Israel, a quien redimiste,+ oh Jehová,* y no pongas la culpa por sangre inocente+ en medio de tu pueblo Israel’. Y no debe cargarse en la cuenta de ellos la culpa de sangre.  Y tú... tú eliminarás la culpa por sangre inocente de en medio de ti,+ porque harás lo que es recto a los ojos de Jehová.+ 10  ”En caso de que salgas a la batalla contra tus enemigos, y Jehová tu Dios los haya dado en tu mano+ y tú los hayas llevado cautivos;+ 11  y hayas visto entre los cautivos una mujer de forma hermosa, y te hayas apegado a ella+ y la hayas tomado por esposa, 12  entonces tienes que introducirla en medio de tu casa. Ella ahora tiene que afeitarse la cabeza+ y arreglarse las uñas, 13  y quitar de sobre sí el manto de su cautiverio y morar en tu casa y llorar a su padre y a su madre un mes lunar entero;*+ y después de eso debes tener relaciones con ella, y debes tomar posesión de ella como novia tuya, y ella tiene que llegar a ser tu esposa. 14  Y tiene que suceder que, si no te has deleitado con ella, entonces tienes que despedirla,+ al agrado de su propia alma;* pero de ninguna manera debes venderla por dinero. No debes tratarla tiránicamente+ después de haberla humillado. 15  ”En caso de que un hombre llegue a tener dos esposas, la una amada y la otra odiada, y ellas, la amada y la odiada, le hayan dado a luz hijos, y el hijo primogénito haya llegado a ser de la odiada,+ 16  entonces tiene que suceder que el día en que él dé lo que tenga como herencia a sus hijos, no se le permitirá constituir primogénito al hijo de la amada a costa del hijo de la odiada, el primogénito.+ 17  Pues debe reconocer como primogénito al hijo de la odiada, dándole dos partes en todo lo que se halle que tenga,+ porque ese es el principio de su facultad generativa.+ El derecho del puesto del primogénito le pertenece a él.+ 18  ”En caso de que un hombre llegue a tener un hijo terco y rebelde,+ que no escucha la voz de su padre ni la voz de su madre,+ y ellos lo han corregido, pero él no quiere escucharles,+ 19  entonces su padre y su madre tienen que asirlo y sacarlo a los ancianos de su ciudad y a la puerta de su lugar,+ 20  y tienen que decir a los ancianos de su ciudad: ‘Este hijo nuestro es terco y rebelde; no escucha nuestra voz,+ es glotón*+ y borracho’.+ 21  Entonces todos los hombres de su ciudad tienen que lapidarlo, y él tiene que morir. Así tienes que eliminar de en medio de ti lo que es malo, y todo Israel oirá y verdaderamente llegará a tener miedo.+ 22  ”Y en caso de que llegue a haber en un hombre un pecado que merezca la sentencia de muerte, y se le haya dado muerte,+ y lo hayas colgado en un madero,*+ 23  su cuerpo muerto no debería quedarse toda la noche en el madero;+ antes bien, sin falta debes enterrarlo ese mismo día, porque cosa maldita* de Dios es el que ha sido colgado;+ y no debes contaminar tu suelo, que Jehová tu Dios te da como herencia.+

Notas

Véase Ap. 1C, sec. 1.
Posiblemente: “que no haya sido cruzada (apareada; impregnada)”, mediante una corrección. Véase VT, vol. II, 1952, p. 356.
Lit.: “todo litigio y todo acto violento”. Una forma de endíadis. Compárese con Gé 3:16, n.
Véase Ap. 1C, sec. 1.
Lit.: “un mes lunar de días”.
“Al agrado de su propia alma”, M(heb.: lenaf·scháh)SamSy. O: “al agrado de (para) ella; adonde ella desee”. LXXVg: “libre”.
O: “pródigo”.
Lit.: “árbol”; o: “madera”.
Lit.: “porque una maldición [en sentido concreto]”.