Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

Deuteronomio 19:1-21

19  ”Cuando Jehová tu Dios corte las naciones+ cuya tierra Jehová tu Dios te da, y las hayas desposeído y hayas morado en sus ciudades y sus casas,+  apartarás para ti tres ciudades en medio de tu tierra que Jehová tu Dios te da para tomar posesión de ella.+  Te prepararás el camino, y tienes que dividir en tres partes el territorio de tu tierra que Jehová tu Dios procedió a darte como posesión, y tiene que ser para que huya allí cualquier homicida.+  ”Ahora bien, este es el caso del homicida que podrá huir allí y tendrá que vivir: Cuando hiera a su semejante sin saberlo y no le tuviera odio anteriormente;+  o cuando vaya con su semejante al bosque a recoger* leña, y haya levantado la mano para dar un golpe con el hacha y cortar el árbol, y el hierro se haya salido del mango de madera,+ y le haya dado a su semejante y este haya muerto, él mismo debe huir a una de estas ciudades y tendrá que vivir.+  De otro modo, puede que el vengador+ de la sangre,* por tener enardecido el corazón, corra tras el homicida y de veras lo alcance, dado que es grande el camino; y puede que realmente hiera su alma mortalmente,* cuando el caso es que no hay sentencia de muerte+ para él, porque no le tenía odio con anterioridad.  Por eso te estoy mandando, diciendo: ‘Apartarás para ti tres ciudades’.+  ”Y si Jehová* tu Dios ensancha tu territorio conforme a lo que juró a tus antepasados,+ y te ha dado toda la tierra que prometió dar a tus antepasados,+  porque guardarás todo este mandamiento que te estoy mandando hoy por medio de ponerlo por obra, de amar a Jehová tu Dios y de andar en sus caminos siempre,+ entonces tendrás que añadirte otras tres ciudades a estas tres,+ 10  para que no vaya a verterse sangre inocente+ en medio de tu tierra que Jehová tu Dios te va a dar como herencia, y no tenga que haber sobre ti ninguna culpa de sangre.*+ 11  ”Pero en caso de que haya un hombre que odie+ a su semejante, y lo haya acechado y se haya levantado contra él y haya herido su alma mortalmente y él haya muerto,+ y el hombre haya huido a una de estas ciudades, 12  los ancianos de su ciudad entonces tienen que enviar y tomarlo de allá, y tienen que entregarlo en manos del vengador de la sangre,* y tiene que morir.+ 13  Tu ojo no debe sentirse apenado por él,+ y tienes que eliminar de Israel la culpa por sangre inocente,+ para que te venga el bien. 14  ”No debes mover hacia atrás los hitos de tu semejante,+ cuando los antecesores hayan fijado los límites en tu herencia que heredarás en la tierra que Jehová* tu Dios te da para tomar posesión de ella. 15  ”Ningún testigo solo debe levantarse contra un hombre respecto a cualquier error o cualquier pecado,+ en el caso de cualquier pecado que él cometa. Por boca de dos testigos o por boca de tres testigos debe quedar establecido el asunto.+ 16  En caso de que un testigo que esté tramando violencia se levante contra un hombre para presentar contra él una acusación de sublevación,+ 17  los dos hombres que tienen el litigio entonces tienen que estar de pie delante de Jehová, delante de los sacerdotes y los jueces que estén en funciones en aquellos días.+ 18  Y los jueces tienen que escudriñar cabalmente,+ y si el testigo es testigo falso y ha presentado una acusación falsa contra su hermano, 19  entonces ustedes tienen que hacerle tal como él había tramado hacer a su hermano,+ y tienes que eliminar lo que es malo de en medio de ti.+ 20  Así los que queden oirán y tendrán miedo, y nunca volverán a hacer ninguna cosa mala como esta en medio de ti.+ 21  Y tu ojo no debe sentirse apenado:+ alma será por alma, ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie.+

Notas

O: “cortar”.
“El vengador (goel) de la sangre.” Heb.: go·’él had·dám; Vg.: “el prójimo de la persona cuya sangre fue derramada”.
Lit.: “lo hiera hasta el alma”, M; LXXBagsterVg: “hiera su alma”.
Véase Ap. 1C, sec. 1.
Lit.: “sangres”. Heb.: da·mím.
Véase v. 6, n: “Sangre”.
Véase Ap. 1C, sec. 1.